script src="https://my.hellobar.com/550c6ad70a192aa4b2ce4bd1b7b07e8f4ea2712f.js" type="text/javascript" charset="utf-8" async="async"> EL RÉGIMEN JURÍDICO DE LA CONVIVENCIA.

EL RÉGIMEN JURÍDICO DE LA CONVIVENCIA.

UNIVERSIDAD NOTARIAL ARGENTINA

COLEGIO DE ESCRIBANOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

TALLER DELEGACIÓN SAN MARTIN

EL RÉGIMEN JURÍDICO DE LA CONVIVENCIA.

La unión convivencial. Pactos de convivencia. Cláusulas de estilo. El asentimiento convivencial. Supuestos. Compensación económica convencional. Cláusulas en caso de: 1. afectación y desafectación del régimen de la vivienda; 2. constitución de garantías; 3. atribución voluntaria del uso de la vivienda; 4. derechos del conviviente del locatario; 5. derechos del conviviente del causante, derecho real de habitación. Legitimación notarial en casos de ejercicio de los derechos del conviviente.

Cristina N. ARMELLA ([1])

GUIA TEÓRICO – PRÁCTICA DEL RÉGIMEN DE LAS UNIONES CONVIVENCIALES DEL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN.

El presente aporte se confecciona a los efectos de brindar al lector una guía teórico – práctica del régimen de las uniones convivenciales. Se compone de tres partes. Combina en un solo documentobreves comentarios y modelos sugeridos de textos escriturarios aplicados a casos concretos (primera parte), la transcripción de la totalidad de los artículos que se refieren al tema en el nuevo Código (segunda parte) y cuatro casos prácticos con la finalidad de aplicar lo teórico a lo práctico (tercera parte).

PRIMERA PARTE

I. Convivencia. Concepto. Alcances de la figura jurídica.

A partir de la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación (Ley 26.994 y 27077) se aplica en la República Argentina un régimen inédito que regula los efectos de la convivencia de dos personas humanas, cuando sus circunstancias de vida cumplen con los recaudos legales impuestos.

Dice el nuevo ordenamiento legal que: “Las disposiciones de este Título se aplican a la unión basada en relaciones afectivas de carácter singular, pública, notoria, estable y permanente de dos personas que conviven y comparten un proyecto de vida común, sean del mismo o de diferente sexo”. (art. 509)

Las normas referidas a la convivencia, alcanza a los convivientes más allá de su propia voluntad, siempre que: “los dos integrantes sean mayores de edad;b) no estén unidos por vínculos de parentesco en línea recta en todos los grados, ni colateral hasta el segundo grado;c) no estén unidos por vínculos de parentesco por afinidad en línea recta;d) no tengan impedimento de ligamen ni esté registrada otra convivencia de manera simultánea y e) mantengan la convivencia durante un período no inferior a dos años”. (art. 510)

Se advierte que las limitaciones personales para ser considerados legalmente convivientes son las mismas que se disponen para contraer matrimonio, del LIBRO SEGUNDO, en las RELACIONES DE FAMILIA, del TITULO I, del Matrimonio, CAPÍTULO 2, Requisitos del matrimonio. “Son impedimentos dirimentes para contraer matrimonio:a) el parentesco en línea recta en todos los grados, cualquiera que sea el origen del vínculo;b) el parentesco entre hermanos bilaterales y unilaterales, cualquiera que sea el origen del vínculo;c) la afinidad en línea recta en todos los grados;d) el matrimonio anterior, mientras subsista;e) haber sido condenado como autor, cómplice o instigador del homicidio doloso de uno de los cónyuges;f) tener menos de dieciocho años;g) la falta permanente o transitoria de salud mental que le impide tener discernimiento para el acto matrimonial.” (art. 403)

II. Quienes quedan excluidos.

Para que dos personas humanas sean calificadas como convivientes con los alcances de la nueva normativa, es menester, no solo que mantengan una relación afectiva por más de dos años, en forma“singular, pública, notoria, estable y permanente”, sino también que sus calidades personales no deben estar alcanzadas por las limitaciones enunciadas.

Así, podrán existir personas humanas de igual o distinto sexto, que conviven, pero que nunca estarán en condiciones de ser calificadas como “convivientes” a los efectos legales.

Quedan excluidas del régimen, las personas humanas que conviven, pero que:

1.- No han alcanzado la mayor edad. Esto significa, además contar con edad núbil, en tanto es requisito para contraer matrimonio tener dieciocho años de edad, o sea la misma edad en la cual se considera a la persona humana mayor de edad (arts. 25 y 403, inc. f). A este respecto es de advertir que ambos integrantes de la convivencia deben haber alcanzado los dieciocho años, en tanto la norma requiere que sean mayores de edad, sin distinguir que lo sea uno y otro no.

2.- Estén unidos por vínculos de parentesco en línea recta en todos los grados. El parentesco puede causarse“por naturaleza, por métodos de reproducción humana asistida y por adopción, sea en línea recta o colateral” (art. 529); “La proximidad del parentesco se establece por líneas y grados (art. 530); “Se llama:a) grado, al vínculo entre dos personas que pertenecen a generaciones sucesivas;b) línea, a la serie no interrumpida de grados;c) tronco, al ascendiente del cual parten dos o más líneas;d) rama, a la línea en relación a su origen” (art. 531);“Se llama línea recta a la que une a los ascendientes y los descendientes; y línea colateral a la que une a los descendientes de un tronco común (art. 532). La norma se refiere a padre, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos en lalínea ascendente y a padres, hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y choznos, en la línea descendente.

3.- Estén unidos por vínculo de parentesco colateral hasta el segundo grado. “En la colateral los grados se cuentan por generaciones, sumando el número de grados que hay en cada rama entre cada una de las personas cuyo parentesco se quiere computar y el ascendiente común” (art. 533). “Son hermanos bilaterales los que tienen los mismos padres. Son hermanos unilaterales los que proceden de un mismo ascendiente en primer grado, difiriendo en el otro” (art. 534). La norma indica entonces tanto a los hermanos de doble vínculo como a los de vínculo único, pues no distingue.

4.- Estén unidos por los vínculos de parentesco descriptos en línea recta o colateral, por adopción. “En la adopción plena, el adoptado adquiere el mismo parentesco que tendría un hijo del adoptante con todos los parientes de éste.La adopción simple sólo crea vínculo de parentesco entre el adoptado y el adoptante.En ambos casos el parentesco se crea con los límites determinados por este Código y la decisión judicial que dispone la adopción.” (art. 535).

5.- Estén unidos por vínculos de parentesco por afinidad en línea recta. “El parentesco por afinidad es el que existe entre la persona casada y los parientes de su cónyuge.Se computa por el número de grados en que el cónyuge se encuentra respecto de esos parientes.El parentesco por afinidad no crea vínculo jurídico alguno entre los parientes de uno de los cónyuges y los parientes del otro.” (art. 536) La norma no alcanza a convivientes que tengan parentesco por afinidad en línea recta. Esto es no permite la convivencia con los parientes del cónyuge en línea recta ascendente o descendente (padre – suegro -, abuelo, etc., ni con el hijo del cónyuge, nieto, etc.). Además recuérdese que el vínculo matrimonial vigente es obstativo del alcance del régimen convivencial.

6.- Tengan impedimento de ligamen.Si alguno o los dos convivientes mantienen un vínculo matrimonial vigente, su convivencia quedará fuera del régimen legal establecido por la nueva regulación, en tanto la norma prevé que no deben tener impedimento de ligamen.

7.- Tengan otra convivencia registrada de manera simultánea. Como veremos oportunamente, los convivientes tienen el derecho de inscribir o registrar su convivencia en el Registro de Uniones Convivenciales cuya competencia material tienen los Registros Civiles y Capacidad de las Personas en cada una de las veinticuatro demarcaciones territoriales de nuestro país. La registración cesa a requerimiento de los interesados frente a los supuestos de extinción de la convivencia. Consecuentemente, si alguno de los convivientes decidiera dar por concluida una convivencia, que se encuentra inscripta, y comenzar otra, estaría fuera de la normativa hasta tanto aquella registración no se extinga y además reúna el requisito temporal mínimo establecido de dos años.

8. No hayan cumplido el período mínimo de dos años, conviviendo.Como hemos expuesto las normas del régimen de la convivencia se aplican a las uniones afectivas de “carácter singular, pública, notoria, estable y permanente” (art. 509) que “mantengan la convivencia durante un período no inferior a dos años”. (art. 510). Así quienes hayan iniciado su convivencia pero que no hayan alcanzado el plazo mínimo de dos años, desde que la convivencia ha iniciado, quedan fuera del régimen.

III. Clases de convivencias.

En el derecho positivo argentino podemos distinguir DOS TIPOS distintos de convivencias y uno de ellos con dos subtipos.

a) Las que por no reunir los recaudos impuestos legalmente no son consideradas convivencias con los alcances del nuevo régimen jurídico, descriptas en el punto anterior.

b) Las que reúnen los requisitos enumerados en las normas y quedan comprendidas en el régimen legal de las uniones convivenciales del Título III, del Libro Segundo del Código Civil y Comercial de la Nación.

En este último caso se pueden reconocer dos subtipos de uniones convivenciales.

1.- Las inscriptas y

2.- Las no inscriptas.

Posteriormente abordaremos sus diferencias.

IV. Aplicación del derecho en el tiempo.

El artículo 7° del C.CyC.N establece con referencia a la eficacia temporal que: “A partir de su entrada en vigencia, las leyes se aplican a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. ...”.

Ello determina que la aplicación del nuevo derecho es inmediata con respecto a la entrada en vigencia de las leyes e impactan en las consecuencias jurídicas vigentes.

Razón por la cual, a pesar de que el Código Civil y Comercial de la Nación entró en vigencia el 1° de agosto de 2015 (ver ley 27.077, que modificó el artículo 7 de la ley 26.994), todas las uniones convivenciales existentes a esa fecha, que hubiesen superado el plazo de dos años desde su inicio, quedaron alcanzadas por la norma.

V. Registración de la convivencia.

Como afirmamos las uniones convivenciales responden a dos tipos, las que se encuentran fuera del régimen por no reunir los recaudos legales impuestos y las alcanzadas por la nueva normativa legal.

Con respecto a estas últimas, podemos distinguir dos subtipos, las inscriptas y las no inscriptas, que se diferencian por los efectos que producen.

El art. 511 del CCyCN establece que la unión convivencial, su extinción y los pactos de convivencia se inscriben “en el registro que corresponda a la jurisdicción local, sólo a los fines probatorios”, concluyendo que no pueden coexistir dos inscripciones y que la registración de la unión convivencial,no así su extinción o el pacto, debe ser requerida por ambos convivientes.

El artículo siguiente (art. 512) remarca la finalidad probatoria de la inscripción con relación a la existencia de la unión convivencial, la que si no se encuentra registrada, podrá probarse por “cualquier medio de prueba.”

Los Registros Civiles y Capacidad de las Personas locales, en cada una de las veinticuatro demarcaciones de la República Argentina, han creado el Registro de uniones convivenciales, en los que se registran no solo la existencia y la extinción o cese de tales uniones, sino también los pactos de convivencia, sus modificaciones, rescisión y extinción (art. 515).

El Registro es declarativo y produce virtualidad jurídica para la oposición de los actos jurídicos inscribibles respecto de terceros (art.517)

El Registro Provincial de las Personas, de la Provincia de Buenos Aires, con competencia material de aplicación de la Ley del Registro Civil y Capacidad de las Personas, con respecto a la inscripción de la unión convivencial, requiere que ambos solicitantes deban tener domicilio común obrante en el DNI de cada uno de ellos. En caso de no poseer DNI pueden realizar el trámite del mismo y presentar constancia de DNI en trámite o probar domicilio común con Declaración Jurada de Domicilio.

Requiere además la participación de dos testigos que prueben los dos años mínimo requeridos de convivencia.

Recientemente el mismo Registro ha dictado la DISPOSICIÓN 1094/2016, como Norma complementaria de la ley nacional 26.743, del 5 de Mayo de 2016, Publicada en el BOLETIN OFICIAL el 17 del mismo mes y año, la que copiada en su parte dispositiva dice: “Que la presente se dicta en uso de atribuciones conferidas por la Ley N° 26.743, el Decreto Reglamentario N° 1.007/2012, la Ley N° 14.078 y modificatorias y el Decreto N° 50/15. Por ello, La directora provincial del Registro de las Personas de la Provincia de Buenos Aires, dispone: Art. 1º - Establecer que en los casos contemplados por la Ley N° 26.743 de Identidad de Género, en que el solicitante hubiere inscripto el nacimiento de hijos/as, contraído matrimonio o registrado uniones convivenciales en forma previa al cambio de identidad de género, se deberá inmovilizar el acta original y reinscribir el hecho o acto vital adecuado a la nueva identidad auto percibida del requirente. Art. 2º - Registrar, etc. – Rodríguez. (se sugiere detenerse en los considerandos de la norma).

Esta disposición plantea un enorme avance con respecto a la modificación de las inscripciones que solo podían ser modificadas por orden judicial, salvo disposiciones excepcionales de omisiones o errores materiales, supuestos no aplicables a la Ley de identidad de género.

De igual manera la Provincia de Córdoba por medio de la RESOLUCIÓN N° 113/2015 - Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas de Córdoba. Relaciones de Familia y de Estado Civil.

Artículo 4°.- CREASE el protocolo de convenciones matrimoniales, a los fines de guardar y resguardar las convenciones y acuerdos que celebren en escritura pública.

Artículo 6°.- CREASE en el ámbito de la Dirección General del Registro de Estado Civil y Capacidad de las Personas, el Registro de uniones convivenciales, el que se llevará practicando las registraciones de la siguiente forma: a) se instrumentará en asientos registrales, que serán numerados y respetando un orden cronológico; b) la petición de registración de la unión convivencial debe ser solicitada por ambos integrantes, cumplimentando los demás requisitos que establece el artículo 510 del CCCN; c) tal solicitud deberá ser suscripta por ambos convivientes y por el oficial público interviniente; d) en el mismo Registro se registrarán los pactos que los integrantes de la pareja hayan celebrado, siendo ambas inscripciones a los fines probatorios de conformidad con el artículo 511 del CCCN; e) la cancelación y cese de la unión convivencial registrada debe realizarse a pedido de uno de los miembros de la ex pareja o de ambos, siendo requisito para una nueva registración la cancelación de inscripción convivencial anterior; f) se le otorgará a las partes una copia del acta de unión convivencial.

VI. Certificado de convivencia expedido por el Registro Civil y

Capacidad de las Personas.

De la misma forma que los Registros locales crearon el Registro de Uniones Convivenciales a los efectos de poder cumplir con la normativa legal de fondo, también previeron la expedición de un certificado acreditativo del acta de inscripción respectiva.

VII. Extinción de la convivencia.

La unión convivencial cesa:

a) por la muerte de uno de los convivientes;

b) por la sentencia firme de ausencia con presunción de fallecimiento de uno de los convivientes; c) por matrimonio o nueva unión convivencial de uno de sus miembros;

d) por el matrimonio de los convivientes;

e) por mutuo acuerdo;

f) por voluntad unilateral de alguno de los convivientes notificada fehacientemente al otro; g) por el cese de la convivencia mantenida. La interrupción de la convivencia no implica su cese si obedece a motivos laborales u otros similares, siempre que permanezca la voluntad de vida en común” (art. 523).

MODELO.

ESCRITURA – ACTA DE NOTIFICACIÓN DE LA VOLUNTAD UNILATERAL DE CESE DE LA UNIÓN CONVIVENCIAL.

En Vicente López, Partido del mismo nombre, Provincia de Buenos Aires, a diez de junio de dos mil dieciséis, ante mí, Victoria RODRIGUEZ, Notaria Titular del Registro CINCO de este distrito, COMPARECE: Joaquín PEREZ, argentino, nacido el 16 de Noviembre de 1964, divorciado de sus primeras nupcias de Margarita Fernández, titular del Documento Nacional de Identidad número 15.444.333.- y domiciliado en Avenida Maipú 685, Piso 7°, departamento “A”, de la localidad de Vicente López, Partido del mismo nombre, Provincia de Buenos Aires, persona capaz, a quien identifico con su documento idóneo que en original me exhibe y que el fotocopia debidamente certificada por mí, lo agrego como cabeza de esta escritura – acta, todo ello de acuerdo a lo normado en el artículo 306, inciso a) del Código Civil y Comercia de la Nación. INTERVIENE por sí y EXPRESA: PRIMERO: Que requiere de mi la AUTORIZANTE notifique a su conviviente el cese de la convivencia por su voluntad unilateral a partir de la fecha. SEGUNDO: Que convive ya hace más de dos años con Teresa Fernández, en el domicilio declarado sito en la Avenida Maipú 685, Piso 7°, departamento “A”, de la localidad de Vicente López, Partido del mismo nombre, Provincia de Buenos Aires. TERCERO: Que en ese domicilio conviven únicamente ellos, ya que ambos carecen de descendencia y que tampoco han tenido descendencia en común. CUARTO: Que no han inscripto su unión convivencial en el Registro correspondiente. VARIANTE. CUARTO: Que han inscripto su unión convivencial en el Dirección Provincial de las Personas de la Provincia de Buenos Aires, Registro Civil y Capacidad de las Personas, Delegación Olivos, donde obra inscripta la unión convivencia en el Acta número 15, pasada al folio 15, de fecha 1° de Diciembre de 2015, circunstancia que justifica con la exhibición del correspondiente certificado expedido en igual fecha, en original, que también tengo a la vista para este acto, y en fotocopia certificada por mí, lo agrego como cabeza de esta escritura – acta. VARIANTE CUARTO: Que han inscripto su unión convivencial en el Dirección Provincial de las Personas de la Provincia de Buenos Aires, Registro Civil y Capacidad de las Personas, Delegación Olivos, donde obra inscripta la unión convivencia en el Acta número 15, pasada al folio 15, de fecha 1° de Diciembre de 2015, circunstancia que solo me manifiesta, pero que no puede justificar con la exhibición del correspondiente certificado por no tener el original en su poder. QUINTO: Que, habiendo decidido unilateralmente el cese de la convivencia a partir del día de hoy, requiere de mi la Autorizante le notifique fehacientemente a su conviviente tal decisión. Acepto el requerimiento, legitimo al compareciente, confecciono la presente, que LEO al Señor PEREZ, quien en prueba de conformidad, la otorga firmando, doy fe.

Otorgamiento.

Autorización. Sello.

Siendo las diecinueve horas, treinta minutos del día de la fecha, me constituyo sin el requirente, por no ser ello necesario, en el domicilio sito en la Avenida Maipú 685, Piso 7°, departamento “A”, de la localidad de Vicente López, Partido del mismo nombre, Provincia de Buenos Aires. Se trata de un edificio en propiedad horizontal. Toco el timbre en el portero eléctrico, según la indicación numérica existente. Me atiende una persona que de acuerdo a su vos, es de género femenino. Me presento y la impongo de mi cometido. Me contesta que espere unos instantes que ya baja. Inmediatamente se presenta en el hall de planta baja del edificio y abre con una llave la puerta principal. Me vuelvo a presentar y la impongo de mi cometido. Le hago saber su derecho a no responder o de contestar. Le pregunto si ella es Teresa Fernández, a lo que me responde que si. Le pido sus datos personales, los que hago constar de la siguiente forma: es argentina, nacida el 2 de Octubre de 1.970, soltera, hija de Juan Fernández y de María Roca, titular del Documento Nacional de Identidad número 17.777.888. y con este domicilio, donde me encuentro constituida. Le solicito si me puede exhibir su documento a lo que me contesta que lo ha extraviado y está esperando que le entreguen su nuevo ejemplar, ya que ha realizado hace unos días el trámite pertinente. Le entrego copia del requerimiento que ella recibe de conformidad. Le pregunto si desea manifestar algo a lo que me contesta negativamente. Le pregunto si va a firmar la escritura – acta a lo que me contesta afirmativamente. Por todo ello, doy por concluida esta diligencia, a las diecinueve horas cincuenta minutos del día de la fecha, termino de confeccionar la presente, que LEO a la Señora Fernández, quien en prueba de conformidad, la otorga, firmando, de lo que doy fe.

NOTA.

Se trata de un modelo sin mayores complejidades.

Hacemos constar que:

1.- El Notario puede efectuar la diligencia con la presencia o sin la presencia del requirente.

2.- La conviviente requerida puede no estar en el domicilio por lo que se impone continuar con la diligencia en otro momento. En este caso la escritura – acta de notificación podrá constar de una o más diligencias siguiendo el orden cronológico. Si cambia de día o es interrumpida por la confección de otros documentos notariales, deberá ser numerada como una nueva escritura – acta que solo contendrá la diligencia.

3.- La conviviente requerida puede estar en su domicilio, pero no querer atender al notario por lo que se impone dejar copia del requerimiento.

4.- La conviviente requerida puede o no exhibir su documento nacional de identidad.

5.- El notario interviniente puede identificar a la requerida de acuerdo a lo normado en el art. 306, incisos a) o b), según el caso, como así también no identificarla si no puede y hacer constar los datos de acuerdo a la manifestación que realice.

6.- Invitada a firmar, la conviviente requerida, puede aceptar o no aceptar hacerlo de lo que se debe dejar constancia.

7.- El acta puede confeccionarse en el lugar (lo que se aconseja como la mejor práctica posible) o con posterioridad a los hechos que se narran, pero en el mismo día.

NOTA. Son aplicables los arts. 310, 311 y 312 del Código Civil y Comercial de la Nación y las leyes locales de organización del notariado, si su normativa no se opone a la ley nacional.

VIII. Pactos de convivencia: celebración, modificación y extinción. Forma y contenido.

Quienes integran una unión convivencial pueden celebrar válidamente pactos de convivencia que si bien están regidos por la autonomía de la voluntad de las partes, reconocen ciertas limitaciones, que son las regulas en los artículos 519 de asistencia, 520 de contribución a los gastos del hogar, 521 responsabilidad solidaria por deudas frente a terceros y 522 protección de la vivienda familiar.

(NOTA:ARTÍCULO 519.- Asistencia. Los convivientes se deben asistencia durante la convivencia. ARTÍCULO 520.- Contribución a los gastos del hogar. Los convivientes tienen obligación de contribuir a los gastos domésticos de conformidad con lo dispuesto en el artículo 455. ARTICULO 455.- Deber de contribución. Los cónyuges deben contribuir a su propio sostenimiento, el del hogar y el de los hijos comunes, en proporción a sus recursos. Esta obligación se extiende a las necesidades de los hijos menores de edad, con capacidad restringida, o con discapacidad de uno de los cónyuges que conviven con ellos. El cónyuge que no da cumplimiento a esta obligación puede ser demandado judicialmente por el otro para que lo haga, debiéndose considerar que el trabajo en el hogar es computable como contribución a las cargas. ARTÍCULO 521.- Responsabilidad por las deudas frente a terceros. Los convivientes son solidariamente responsables por las deudas que uno de ellos hubiera contraído con terceros de conformidad con lo dispuesto en el artículo 461. ARTICULO 461.- Responsabilidad solidaria. Los cónyuges responden solidariamente por las obligaciones contraídas por uno de ellos para solventar las necesidades ordinarias del hogar o el sostenimiento y la educación de los hijos de conformidad con lo dispuesto en el artículo 455. ARTÍCULO 522.- Protección de la vivienda familiar. Si la unión convivencial ha sido inscripta, ninguno de los convivientes puede, sin el asentimiento del otro, disponer de los derechos sobre la vivienda familiar, ni de los muebles indispensables de ésta, ni transportarlos fuera de la vivienda. El juez puede autorizar la disposición del bien si es prescindible y el interés familiar no resulta comprometido. Si no media esa autorización, el que no ha dado su asentimiento puede demandar la nulidad del acto dentro del plazo de caducidad de seis meses de haberlo conocido, y siempre que continuase la convivencia. La vivienda familiar no puede ser ejecutada por deudas contraídas después de la inscripción de la unión convivencial, excepto que hayan sido contraídas por ambos convivientes o por uno de ellos con el asentimiento del otro.

Forma.

El pacto de convivencia debe ser hecho por escrito dice el art. 513. Por tanto para su celebración es suficiente que el mismo se confeccione por medio de un instrumento particular firmado o instrumento privado (arts. 284, 286, 287, 288 313 y ss del CCyCN).

En este caso, se asesora que las firmas se certifiquen notarialmente.

El pacto de convivencia se diferencia entonces de las convenciones matrimoniales, tanto previas como posteriores al matrimonio, ya que las últimas deben ser extendidas en escritura pública (arts. 299 y ss y 448 y concordantes del CCyCN).

Si bien los pactos convivenciales pueden ser celebrados válidamente por escrito, se aconseja que se otorguen y autoricen por escritura pública.

Contenido

Otro rasgo que diferencia el pacto de convivencia de la convención matrimonial celebrada con anterioridad al matrimonio, es su contenido.

Mientras que ésta última reconoce un contenido acotado a lo normado en el art. 446 del C.CyC.N, los pactos de convivencia pueden regular cuestiones mucho más variadas, siempre que no sean “contrarios al orden público”, ni al “principio de igualdad de los convivientes” y que no afecten“los derechos fundamentales de cualquiera de los integrantes de la unión convivencial” (art. 515).

Solo con espíritu indicativo el art. 514, marca como cuestiones a atender, “la contribución a las cargas del hogar durante la vida en común;la atribución del hogar común, en caso de ruptura y la división de los bienes obtenidos por el esfuerzo común, en caso de ruptura de la convivencia.”

MODELO DE PACTO CONVIVENCIAL POR ESCRITURA PÚBLICA.

QUINIENTOS OCHENTA. PACTO CONVIVENCIAL. ROMANO, PASCUAL Y OTRA.---------------------------------------------------------------------------------------------------

En Vicente López, Partido del mismo nombre, Provincia de Buenos Aires, a diez de Junio de dos mil dieciséis, ante mí, Rosario RODRIGUEZ, Notaria Titular del Registro UNO de este distrito, COMPARECEN: Pascual ROMANO, argentino, nacido el 16 de Noviembre de 1.954, viudo de sus primeras nupcias de Margarita Bo, titular del Documento Nacional de Identidad número 11.333.444.- y Patricia FERNANDEZ, argentina, nacida el 11 de Enero de 1.964, soltera, hija de Oscar Fernández y de Blanca Flores, titular del Documento Nacional de Identidad número 18.444.555.-, ambos domiciliados en General Lavalle 2.340, de la localidad de Florida, Partido de Vicente López, Provincia de Buenos Aires, capaces, a quienes identifico de la siguiente forma: al Señor Romano, afirmo conocerlo y a la Señorita Fernández, con el documento idóneo que en original me exhibe y que en fotocopia certificada por mí, lo agrego como cabeza de escritura, todo ello de acuerdo a lo normado en el artículo 306, incisos b) y a) del Código Civil y Comercial de la Nación. Y EXPRESAN: PRIMERO: Que hace más de dos años que conviven. (VARIANTE. Se pueden consignar las características del art. 509) PRIMERO: Que hace más de dos años que mantienen una relación afectiva, de carácter singular, pública, notoria, estable y permanente. SEGUNDO: Que, consecuentemente y dado el nuevo régimen legal que entró en vigencia en la República Argentina, han decidido celebrar un pacto de convivencia a los efectos de convenir sobre algunos aspectos de su proyecto de vida en común. TERCERO: Que, a tales efectos, manifiestan que reúnen los recaudos legales pertinentes a los efectos de poder sujetarse al mencionado régimen, a cuyo fin dejan expresamente aclarado: 1. Que son personas mayores de edad, y que no padecen ningún tipo de discapacidad, ni han sido declarados con capacidad restringida, por carecer de acción judicial a tal efecto; 2. Que carecen de vínculo de parentesco en línea recta en todos los grados, ni aun por afinidad, ni colateral hasta el segundo grado; 3. Que ninguno de ellos mantiene vínculo matrimonial vigente; 4. Que carecen de otra vinculación convivencial, simultánea, ni inscripta, ni no inscripta y que hace más de dos años que conviven. (VARIANTE. Que han inscripto su unión convivencial en el Dirección Provincial de las Personas de la Provincia de Buenos Aires, Registro Civil y Capacidad de las Personas, como o justificarán). CUARTO:Que en razón de todo lo expuesto acuerdan lo siguiente: I. CONTRIBUCIÓN A LAS CARGAS DEL HOGAR DURANTE LA VIDA EN COMUN. Dado que ambos convivientes trabajan bajo dependencia, pero que ROMANO es gerente del Banco Provincia de Buenos Aires y FERNANDEZ maestra en escuela primaria municipal en un solo turno, se obligan a contribuir a los gastos del hogar en un ochenta por ciento el primero y en un veinte por ciento la segunda, II. ATRIBUCIÓN DEL HOGAR COMÚN EN CASO DE RUPTURA. Dado que el inmueble destinado a la vivienda familiar es un bien de propiedad exclusiva del Señor ROMANO, este declara que en caso de ruptura de la convivencia se obliga a atribuir a su conviviente su tenencia por un plazo no menor de tres años. III. DIVISIÓN DE LOS BIENES OBTENIDOS DURANTE LA CONVIVENCIA. Los comparecientes declaran que durante el plazo de su convivencia no han adquirido ni en condominio, ni en forma individual bienes registrables. No obstante, lo que sí han ido adquiriendo son bienes muebles que destinan al uso cotidiano, algunos de ellos de valor importante. Razón por la cual, en caso de ruptura de la convivencia, se obligan a efectuar un inventario de todos los muebles existentes en la vivienda familiar y distribuirlos por mitades. QUINTO: Que en caso de controversia con respecto a este pacto de convivencia, se someten a los tribunales del Departamento Judicial de San Isidro. Y YO LA NOTARIA AUTORIZANTE, hago constar: I.- JUSTIFICACIÓN DE REGISTRACIÓN. Los comparecientes justifican la registración de su unión convivencial con el certificado correspondiente expedido por el Registro Provincial de las Personas, Registro Civil y Capacidad de las Personas, Delegación Olivos, donde obra inscripta la unión convivencia en el Acta número 15, pasada al folio 15, de fecha 1° de Diciembre de 2015, que en original tengo a la vista para este acto, y en fotocopia certificada por mí lo agrego como cabeza de escritura.II.- EXPEDICIÓN DE PRIMERAS COPIAS. Los comparecientes solicitan de mi la Autorizante expida tres primeras copias, una para cada uno de ellos y otra para su registración. III. REGISTACIÓN DEL PACTO CONVIVENCIAL. Además me solicitan tramite la inscripción de la presente escritura pública en el Registro de Uniones Convivenciales, requerimiento que acepto. LEO a los comparecientes quienes en prueba de conformidad, la otorgan, firmando, doy fe.

Se ofrece un modelo cuyo contenido solo atiende a lo sugerido enunciativamente en el artículo 514.

Los convivientes pueden convenir sobre otros temas como por ejemplo:

Alimentos

Gestión de bienes (actos jurídicos de conservación, administración y disposición)

Temas vinculados con la descendencia, propia de cada uno de ellos y común

Exclusión de prestación compensatoria

Etc.

Adviértase que el contenido de estos pactos de convivencia está regidos por la autonomía de la voluntad y solo reconoce los límites del artículo 515.

Orden público. Los convivientes no podrían acodarque en caso de fallecimiento de uno de ellos, el conviviente supérstite no adquierael derecho real de habitación (art.1894).

Principio de igualdad de los convivientes. Acuerdo que no teniendo hijos en común, los hijos de uno de ellos puedan convivir en la vivienda familiar en tanto se les prohíba ese mismo derecho a los hijos del otro.

Derechos fundamentales. Tratándose de convivientes del mismo sexo, acuerden que uno o ninguno de ellos podrá ejercer su derecho a la identidad mientras convivan.

Modificación, rescisión y extinción.

Como todo convenio de partes, los pactosconvivenciales pueden ser modificados y rescindidos por acuerdo de ambos convivientes.

Se extinguen de pleno derecho por el cese de la convivencia hacia el futuro desde que acaece.

MODELO DE MODIFICACIÓN DE PACTO CONVIVENCIAL POR ESCRITURA PÚBLICA.

OCHOCIENTOS OCHENTA. MODIFICACIÓN DE PACTO CONVIVENCIAL. ROMANO, PASCUAL Y OTRA.-------------------------------------------------------------------

En Vicente López, Partido del mismo nombre, Provincia de Buenos Aires, a diez de Octubre de dos mil dieciséis, ante mí, Rosario RODRIGUEZ, Notaria Titular del Registro UNO de este distrito, COMPARECEN: Pascual ROMANO, argentino, nacido el 16 de Noviembre de 1.954, viudo de sus primeras nupcias de Margarita Bo, titular del Documento Nacional de Identidad número 11.333.444.- y Patricia FERNANDEZ, argentina, nacida el 11 de Enero de 1.964, soltera, hija de Oscar Fernández y de Blanca Flores, titular del Documento Nacional de Identidad número 18.444.555.-, ambos domiciliados en General Lavalle 2.340, de la localidad de Florida, Partido de Vicente López, Provincia de Buenos Aires, capaces, a quienes afirmo conocer acuerdo a lo normado en el artículo 306, incisos a) del Código Civil y Comercial de la Nación. Y EXPRESAN: PRIMERO: Que el 10 de Junio de dos mil dieciséis, celebraron un pacto convivencial pasado por escritura pública 580, al folio 1670, autorizada por mí, Titular de este mimo Registro a mi cargo, cuya primera copia se inscribió en el Registro de Uniones Convivenciales, Registro Civil y Capacidad de las Personas, del Registro Provincia de las Personas de la Provincia de Buenos Aires, en el Acta número 159, pasada al folio 159, de fecha 1° de Julio de 2016. SEGUNDO: Que dado que se han modificado algunas situaciones personales y laborales que han impactado en la economía de su vida en común, modifican la cláusula cuarta, con respecto al punto I. CONTRIBUCIÓN A LAS CARGAS DEL HOGAR DURANTE LA VIDA EN COMUN, por lo que a partir del día de la fecha se obligan a contribuir a los gastos del hogar en un cincuenta por ciento cada uno, esto es, en partes iguales. TERCERO. Que ratifican en un todo el contenido del pacto convivencial celebrado como quedó dicho en lo que por este acto jurídico no han modificado. Y YO LA NOTARIA AUTORIZANTE, hago constar: I.- JUSTIFICACIÓN DE REGISTRACIÓN. Los comparecientes justifican la registración de su unión convivencial con el certificado actualizado expedido por el Registro Provincial de las Personas, Registro Civil y Capacidad de las Personas, Delegación Olivos, donde obra inscripta la unión convivencia en el Acta número 15, pasada al folio 15, de fecha 1° de Diciembre de 2015, que en original tengo a la vista para este acto, y en fotocopia certificada por mí lo agrego como cabeza de escritura, del cual surge que la inscripción se mantiene vigente y que no se ha extinguido la convivencia y que no se ha cancelado su registración. II.- EXPEDICIÓN DE PRIMERAS COPIAS. Los comparecientes solicitan de mí la Autorizante expida tres primeras copias, una para cada uno de ellos y otra para su registración. III. REGISTACIÓN DE LA MODIFICACIÓN DEL PACTO CONVIVENCIAL. Además me solicitan trámite la inscripción de la presente escritura pública en el Registro de Uniones Convivenciales, requerimiento que acepto. LEO a los comparecientes quienes en prueba de conformidad, la otorgan, firmando, doy fe.

Extinción de la convivencia.

Cese de la convivencia.

MODELO DE ESCRITURA PÚBLICA DE PACTO CONVIVENCIAL POR CESE DE LA CONVIVENCIA.

INTERVIENEN por sí y EXPRESAN: PRIMERO: Que conviven desde el mes de 000 del año mil 000 -es decir cinco años de convivencia notoria, estable y permanente- en el inmueble sito en *** SEGUNDO: Que no han tenido descendencia en común. TERCERO: Que por mutuo acuerdo, han decidido el cese de la citada convivencia a partir del día de la fecha, manifestando: que no permanece la voluntad de vida en común entre ellos; que a partir de este momento queda totalmente concluida la convivencia que mantenían, la cual no podrá ser invocada a partir de la fecha y en lo sucesivo; que las contribuciones económicas a las cargas del hogar durante la vida en común fueron soportadas en su totalidad por “A” siendo “B” encargada de las tareas hogareñas. que no existen bienes de ninguna naturaleza adquiridos en condominio durante la convivencia; e) que cada conviviente tiene las facultades de administración y disposición de los bienes y derechos de su titularidad; f) que no han asumido deudas de ninguna naturaleza que involucren al otro conviviente, razón por la cual, cada uno responderá individualmente por las deudas contraídas; g) que el hogar común se atribuye a “A” quien vive en el bien desde hace más de cuarenta años, aclarando “B” tener una vivienda para la satisfacción de sus necesidades. CUARTO: “B” declara que todo el mobiliario, enseres, electrodomésticos, sistemas electrónicos y todos y cada uno de los objetos que se encuentran al día de la fecha en el inmueble en el que convivió con “A” son de propiedad exclusiva del mismo, ya que ha retirado de dicho bien -y con anterioridad a la presente- la totalidad de sus propias pertenencias, así como las de sus familiares, no existiendo bienes muebles, objetos, dinero, vestimenta, valores ni ninguna otra cosa que le pertenezca pendiente de retiro en el inmueble mencionado. QUINTO: Atento lo expuesto, y ante el eventual desequilibrio económico que pueda significar para “B” el cese de la convivencia, los comparecientes acuerdan establecer una compensación económica a su favor, acordando el valor de dicha compensación en la suma de pesos ***. en cumplimiento de lo acordado “A” entrega en este acto a la señora la suma de PESOS *** en dinero en efectivo, quien lo recibe de conformidad, otorgando por la presente suficiente recibo de pago. SEXTO: Los comparecientes declaran bajo juramento que no tienen nada que reclamarse por ningún concepto, toda vez que no quedó cuestión alguna pendiente entre ellos. Y YO LA NOTARIA AUTORIZANTE hago constar

(NOTA. El presente modelo corresponde al material preparado para los Talleres que la Universidad Notarial Argentina dicta en convenio con el Consejo Federal del Notariado Argentino, en los Colegios de Escribanos de la República Argentina).

Registración. Eficacia frente a terceros.Art. 517 delC.CyC.N.

Los pactos convivenciales producen efectos entre las partes desde su celebración.

Con relación a los terceros, para que produzcan efectos, deben inscribirse en el Registro de Uniones Convivenciales a los que nos hemos referido anteriormente, que tienen competencia material no solo para registrar las uniones convivenciales y su cese, sino también para registrar los pactos convivenciales, sus modificaciones y rescisiones, como así también su extinción cuando cesa la convivencia por alguna de las causales tasadas legalmente.

En tanto la inscripción de la unión convivencial debe ser requerida por ambos convivientes, el cese de la misma como los pactos de convivencias y todas sus vicisitudes (modificación, rescisión o extinción) pueden ser rogadas por uno solo de ellos.

Si los pactos convivenciales involucran bienes registrables, cualquier modificación posterior también debe ser inscripta en los Registro correspondientes.

En lo personal entendemos que todas las registraciones que integran la competencia material de los nuevos Registros de Uniones Convivenciales creados en el marco de los Registros Civiles y Capacidad de las Personas, son autónomas. Razón por la cual debería poderse registrar un pacto convivencial aunque la unión convivencial no se encuentre inscripta.

No obstante, la decisión tomada por la autoridad de aplicación de ciertas demarcaciones territoriales, se enrola en el criterio que para registrar un pacto de convivencia debe previamente o simultáneamente registrarse la unión convivencial

IX. Asentimiento convivencial

Disposición de derechos con relación a la vivienda familiar

En los casos en los que la unión convivencial se encuentre inscripta el acto dispositivo que un conviviente desee celebrar con respecto a los derechos con respecto al inmueble asiento de la vivienda familiar o los muebles indispensables, requiere el asentimiento del otro conviviente bajo pena de nulidad, acción que queda sujeta a un plazo de caducidad de seis meses de haberlo conocido “y siempre que continuase la convivencia” (art. 522).

Inejecutabilidad de la vivienda familiar si la unión convivencial está inscripta.

En caso de que se pretenda ofrecer como garantía un inmueble que es la vivienda familiar de convivientes que tienen su unión convivencial inscripta, la deuda debe ser contraía por ambos o por uno de ellos con el asentimiento del otro. (art. 522)

Desafectación del régimen de vivienda (art. 244)

En caso de que existe unión convivencial inscripta para la desafectación del régimen de vivienda se requiere el asentimiento del conviviente.

Si el conviviente

Se opone

Falta

Es incapaz

Tiene capacidad restringida

Se requiere autorización judicial.

En caso de desafectación del régimen de vivienda, constituida por testamento, pueden desafectar la mayoría de los herederos excepto que medie disconformidad del conviviente con unión convivencial inscripta.

X. La convivencia y su impacto en diferentes ramas de derecho: familia, contratos, derechos reales, sucesiones, normas de derecho internacional privado.

Sin hesitación afirmamos que el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación ha creado un verdadero régimen de las uniones convivenciales, que no solo se integra con las normas específicas del Libro segundo, en lo que hace la su regulación propiamente dicha, sino que la figura del conviviente está presente en los seis libros que integran el nuevo ordenamiento legal a nivel nacional.

Las uniones convivenciales, y es especial la figura jurídica del conviviente se encuentra vinculada a las distintas áreas del nuevo derecho privado, tanto con relación a la persona humana, a las personas jurídicas, a los derechos personales y reales, como también impacta en el régimen sucesorio y del derechos internacional privado.

Es característica esencial que en todos los casos en los que el nuevo Código se refiere al cónyuge, también hace referencia al conviviente.

Por otra parte existen algunos pocos ejemplos en los que el derecho de fondo hace referencia no precisamente al conviviente, sino que le otorga protagonismo a la convivencia en sí misma y no precisamente en el supuesto de la convivencia propiamente dicha, sino como acción de cohabitar, marcando una eficacia específica.

LIBRO PRIMERO

Persona humana

Legitimación activa del conviviente para solicitar la declaración de incapacidad y de capacidad restringida, mientras la convivencia no haya cesado (art. 33);

Legitimación activa del conviviente para accionar por la inhabilitación del conviviente por prodigalidad si lo expone patrimonialmente (art. 48).

Legitimación activa del conviviente para otorgar el consentimiento para la atención médica de su conviviente si éste último se encuentra absolutamente imposibilitada para expresar su voluntad y no la ha expresado anticipadamente, siempre que medie situación de emergencia con riesgo cierto e inminente de un mal grave para su vida o su salud (art. 59).

Legitimación activa de conviviente para decidir sobre las exequias o la dación de todo o parte del cadáver de su conviviente. La persona plenamente capaz puede disponer, por cualquier forma, el modo y circunstancias de sus exequias e inhumación, así como la dación de todo o parte del cadáver con fines terapéuticos, científicos, pedagógicos o de índole similar. Si la voluntad del fallecido no ha sido expresada, o ésta no es presumida, la decisión corresponde al cónyuge, al conviviente y en su defecto a los parientes según el orden sucesorio, quienes no pueden dar al cadáver un destino diferente al que habría dado el difunto de haber podido expresar su voluntad (art. 61).

Nombre

Con respecto ala regulación del nombre, la unión convivencial es obstativa al derecho del cónyuge viudo para seguir usando el apellido del cónyuge fallecido (art. 67).

Legtimación activa para interponer las acciones de protección del nombre del conviviente si ha fallecido (art. 71).

Ausencia.

Los frutos de los bienes administrados por el curador designado en caso de ausencia deben ser utilizados para el sostenimiento del conviviente (art. 83)

Tutoría dativa.

El conviviente del juez no puede ser designado tutor dativa en los procesos judiciales que ante él se tramiten (art. 108)

No pueden ser tutores aquellas personas que tienen pleitos con quien requiere la designación de un tutor. La prohibición se extiende conviviente.

Curatela.

Si no existe designación de curador el juez puede nombrar al conviviente de la persona a proteger si tiene mayor aptitud, idoneidad moral y económica.

Persona Jurídica. Asociaciones civiles.

Los integrantes del órgano de fiscalización no pueden ser al mismo tiempo integrantes de la comisión, ni certificantes de los estados contables de la asociación. Estas incompatibilidades se extienden a los convivientes.

Vivienda.

Afectación. La afectación también puede ser decidida por el juez, a petición de parte, en la resolución que atribuye la vivienda en el juicio de divorcio o en el que resuelve las cuestiones relativas a la conclusión de la convivencia, si hay beneficiarios incapaces o con capacidad restringida (art. 245).

Beneficiarios. Son beneficiarios de la afectación: su conviviente. (art. 246)

Transmisión de la vivienda afectada. Si el constituyente vive en unión convivencial inscripta, el inmueble no puede ser transmitido ni gravado sin la conformidad del conviviente; si éste se opone, falta, es incapaz o tiene capacidad restringida, la transmisión o gravamen deben ser autorizados judicialmente.

Desafectación y cancelación de la inscripción.

La desafectación y la cancelación de la inscripción proceden a solicitud del constituyente; si vive en unión convivencialinscriptase requiere el asentimiento del conviviente; si éste se opone, falta, es incapaz o tiene capacidad restringida, la desafectación debe ser autorizada judicialmente (art. 255)

La desafectación y la cancelación de la inscripción procedena solicitud de la mayoría de los herederos, si la constitución se dispuso por acto de última voluntad, excepto que medie disconformidad del cónyuge supérstite, del conviviente inscripto, o existan beneficiarios incapaces o con capacidad restringida, caso en el cual el juez debe resolver lo que sea más conveniente para el interés de éstos.

Teoría general del acto jurídico.

Nulidad instrumental.Es de ningún valor el instrumento autorizado por un funcionario público en asunto en que él, su conviviente, sean personalmente interesados (art. 291).

Testigos inhábiles. No pueden ser testigos en instrumentos públicos, el conviviente del oficial público.

LIBRO SEGUNDO

Relaciones de familia.

Título I. Matrimonio

Derecho alimentario entre cónyuges.El derecho alimentario entre los cónyuges durante la vida en común o durante la separación de hecho cesa si el cónyuge alimentado inicia una unión convivencial (art. 433)

Alimentos posteriores al divorcio. En los supuestos excepcionales que se fijan luego del divorcio por padecer una enfermedad grave preexistente o carecer de recursos, dadas las demás circunstancias enunciadas en la norma, la obligación del alimentante cesa si el alimentadovive en unión convivencial (art. 434).

Filiación.

Presunción de vínculo filial. La convivencia de la madre durante la época de la concepción hace presumir el vínculo filial a favor de su conviviente, excepto oposición fundada. (art. 585).

Adopción.

Personas que pueden ser adoptadas. La persona mayor de edad excepcionalmente puede ser adoptada cuando se trate del hijo del conviviente de la persona que pretende adoptar (art. 597).

Personas que pueden ser adoptantes. Pueden adoptar ambos integrantes de una unión convivencial y no es necesario que el adoptante sea por lo menos dieciséis años mayor que el adoptado si adopta al hijo del conviviente (art. 599).

Restricciones. No puede adoptar quien no haya cumplido veinticinco años de edad, salvo que el conviviente que adopta conjuntamente ya haya alcanzado esa edad (art. 601).

Regla general. Las personas en unión convivencial pueden adoptar sólo si lo hacen conjuntamente (art. 602).

Adopción unipersonal. La adopción por personas en unión convivencial puede ser unipersonal si el conviviente ha sido declarado persona incapaz o de capacidad restringida, y la sentencia le impide prestar consentimiento válido para este acto, reuniendo el resto de los recaudos que exige la norma (art. 603).

Adopción conjunta cesada la unión convivencial. Pueden adoptar al menor de edad con quien mantuvieron una relación de parentalidad si el juez así lo decide ponderando el interés superior del niño (art. 604).

Adopción conjunta y fallecimiento de uno de los guardadores. Si la guarda con fines de adopción se completa luego del fallecimiento de uno de los convivientes, habiendo iniciado antes, “el juez puede otorgar la adopción al sobreviviente y generar vínculos jurídicos de filiación con ambos integrantes de la pareja”. El apellido podrá ser el del adoptante y el juez podrá agregar o anteponer el de la familia de origen o el del conviviente fallecido (art. 605)

Juicio de Adopción.

Efecto temporal de la sentencia de adopción en caso de adoptar al hijo del conviviente. Los efectos se retrotraen a la fecha de promoción de la acción de adopción (art. 618).

Tipos de adopción.

Concepto. Actualmente la adopción es plena, simple o por integración. Esta última se configura “cuando se adopta al hijo del cónyuge o del conviviente y genera los efectos previstos en la Sección 4ª de este Capítulo” (art. 630 ).

Adopción de integración

Efectos entre el adoptado y su progenitor de origen. La adopción de integración siempre mantiene el vínculo filiatorio y todos sus efectos entre el adoptado y su progenitor de origen, cónyuge o conviviente del adoptante (art. 630).

Nulidad e inscripción

Nulidades absolutas de la adopción.La adopción simultánea por más de una persona es nula absoluta, excepto que los adoptantes sean pareja conviviente(art. 634)

Responsabilidad parental.

Ejercicio de la responsabilidad parental. El el supuesto del art. 641 la convivencia se la considera como acción de convivir a los efectos de determinar de qué modo se ejerce la responsabilidad parental y todo el cúmulo de su contenido. Tanto en el caso de la conviviencia como en el supuesto de cese de la convivencia el ejercicio lo ostentan ambos progenitores, salvo excepciones, con independencia de la existencia de vínculo matrimonial o no entre ellos.

Progenitor afín.El conviviente que vive con quien tiene a su cargo el cuidado personal del niño o adolescente se lo denomina progenitor afín (art. 672).

Deberes del progenitor afín. El conviviente de un progenitor debe “cooperar en la crianza y educación de los hijos del otro, realizar los actos cotidianos relativos a su formación en el ámbito doméstico y adoptar decisiones ante situaciones de urgencia”.No obstante, siempre prevalecerá la decisión del progenitor (art. 672).

Delegación en el progenitor afín. Es posible delegar el ejercicio de la responsabilidad parental en el conviviente en casos de“viaje, enfermedad o incapacidad transitoria” con homologación judicial, excepto que el otro progenitor exprese su acuerdo de modo fehaciente (art 674).

MODELO DE ESCRITURA PÚBLICA DE DELEGACIÓN EXTRAJUDICIAL DEL EJERCICIO DE LA RESPONSABILIDAD PARENTAL A FAVOR DEL PROGENITOR AFIN.

(…) COMPARECEN: Los ex – cónyuges, divorciados en primeras nupcias AAA (…)y BBB (…) y CC, soltero … INTERVIENEN: todos por sí y EXPRESAN: PRIMERO: Los ex – cónyuges AA y BB manifiestan: a) que son los progenitores de doble vínculo de ZZ, argentino, nacido el 10 de Junio de 2006, soltero, titular del Documento Nacional de Identidad número … y con el mismo domicilio de su progenitora; b) que como ha cesado la convivencia entre ellos por decisión judicial y en interés del hijo, el ejercicio de la responsabilidad parental se atribuyó a la progenitora; c) que ZZ vive con su progenitora, quien además mantiene una unión convivencial con CC desde hace ya más de cinco años, la que se encuentra inscripta (VARIANTE. Puede no estarlo); d) que CC es el progenitor afín del menor de edad. SEGUNDO:La Señora AA declara que estará ausente del país desde el catorce de Junio de dos mil dieciséis hasta el veintiuno de septiembre de dos mil dieciséis, por lo que se ve en la necesidad de delegar en su conviviente el ejercicio de la responsabilidad parental de ZZ, en tanto no es conveniente que su progenitor asuma este ejercicio en razón de que él también y por razones laborales se encuentra ausente de Buenos Aires, durante largos períodos. TERCERO: En consecuencia la Señora AA delega el ejercicio de la responsabilidad parental en CC, quien en su calidad de progenitor afín del menor de edad, la acepta, asumiendo la totalidad de los deberes y derechos que ello implica. CUARTO: Por su parte el Señor BB, en su calidad de progenitor del ZZ, declara expresamente y en forma fehaciente su conformidad con la delegación del ejercicio de la responsabilidad parental, que por esta acto efectua su ex – cónyuge, con respecto al hijo menor de ambos. QUINTO: Las partes dejan expresa constancia que la presente delegación de la responsabilidad parental no debe ser homologada judicialmente, en tanto ha sido celebrada con la expresa conformidad de delegante y delegatario y con la conformidad otorgada por medio fehaciente del progenitor, de acuerdo a lo normado en el último párrafo del artículo 674, del Código Civil y Comercial de la Nación.Y YO LA AUTORIZANTE HAGO CONSTAR: I. ACREDITACIÓN DEL VÍNCULO: AA justifica la responsabilidad parental invocada con a) Partida/Certificado de Nacimiento del menor…. II. JUSTIFICACIÓN DEL EJERCICIO DE LA RESPONSABLIDAD PARENTAL: AA justifica el ejercicio de la responsabilidad parental de ZZ con la sentencia judicial recaída en autos caratulados: “BB y AA s/ Divorcio vincular”, que tramitó ante el … del Departamento Judicial de …, cuyo testimonio en original tengo a la vista para este acto, doy fe y en fotocopias, debidamente certificadas por mí, agrego como cabeza de escritura. III. EXPEDICIÓN DE PRIMERA COPIA. Los comparecientes me solicitan que expida una PRIMERA COPIA de la presente para el Señor CC en su calidad de delegatario del ejercicio de la responsabilidad parental del menor de edad ZZ. En caso de sustracción o extravío lo autorizan expresamente a que solicite ulteriores copias, en los mismos términos.LEOa los comparecientes, quienes en prueba de conformidad, la otorgan, firmando, doy fe.

Ejercicio conjunto con el progenitor afín. El conviviente puede asumir el ejercicio de la responsabilidad parental del menor de edad conjuntamente con el conviviente progenitor, cuando el otro progenitor muere, se ausenta o incapacita. El acuerdo al que hayan arribado debe ser homologado judicialmente y cesa, entre otras causales, con el cese de la convivencia. En caso de desacuerdo, siempre prima la decisión del progenitor.

Alimentos.El progenitor afín debe alimentos al hijo del conviviente con carácter subsidiario. Esta obligación cesa en principio si existe ruptura de la convivencia. Puede continuar como cuota asistencial de carácter transitorio (art. 676).

Representación, disposición y administración de los bienes del hijo menor de edad.

Obligación de realizar inventario. En el caso de hijos menores de edad, el conviviente debe realizar el inventario judicial de los bienes de su conviviente fallecido dentro de los tres meses subsiguientes al acaecimiento de su deceso con determinación de los bienes que le correspondan al hijo, bajo apercibimiento de multa (art. 693)

Extinción, privación, suspensión y rehabilitación de la responsabilidad parental

Extinción de la titularidad. La titularidad de la responsabilidad parental se extingue por la adopción del hijo por un tercero, salvo que la adopción la realice el conviviente (art. 699).

Procesos de familia.Reglas de competencia.

Uniones convivenciales. En los conflictos derivados de las uniones convivenciales, es competente el juez del último domicilio convivencial o el del demandado a elección del actor (art. 718).

Alimentos y pensiones compensatorias entre convivientes. En las acciones por alimentos o por pensiones compensatorias entre convivientes es competente el juez

· del último domicilio convivencial, o

· el del domicilio del beneficiario,

· o el del demandado,

· o aquel donde deba ser cumplida la obligación alimentaria,

a elección del actor (art. 719)

Medidas provisionales

Ambito de aplicación. Los artículos 721 y 722 son aplicables a las uniones convivenciales, en cuanto sea pertinente (art. 723).

(NOTA. ARTÍCULO 721.-Medidas provisionales relativas a las personas en el divorcio y en la nulidad de matrimonio. ARTÍCULO 722.- Medidas provisionales relativas a los bienes en el divorcio y en la nulidad de matrimonio.

LIBRO TERCERO.

Derechos personales.

Obligaciones en general.Acciones y garantía común de los acreedores.Garantía común de los acreedores

Bienes excluidos de la garantía común. Quedan excluidos de la garantía prevista en el artículo 743:las ropas y muebles de uso indispensable del deudor o conviviente y la indemnización por alimentos que corresponde al convivienteen caso de homicidio;

Pago.Beneficio de competencia

Personas incluidas. El acreedor debe conceder este beneficio a suconviviente (art. 893).

(NOTA. ARTÍCULO 892.- Definición. El beneficio de competencia es un derecho que se otorga a ciertos deudores, para que paguen lo que buenamente puedan, según las circunstancias, y hasta que mejoren de fortuna.)

Contratos en particular.Locación

Continuador de la locación. Si bien en el supuesto de la locación inmobiliaria la norma no hace referencia exacta a la convivencia o al conviviente, de su comprensión surge palmariamente que puede aplicarse a tal supuesto. Así el artículo dispone que: “Si la cosa locada es inmueble, o parte material de un inmueble, destinado a habitación, en caso de abandono o fallecimiento del locatario, la locación puede ser continuada en las mismas condiciones pactadas, y hasta el vencimiento del plazo contractual, por quien lo habite y acredite haber recibido del locatario ostensible trato familiar durante el año previo al abandono o fallecimiento.El derecho del continuador en la locación prevalece sobre el del heredero del locatario” (art. 1190). La norma hace referencia a un plazo temporal de un año antes del abandono o deceso, por lo que beneficiaría a un conviviente que aún no pueda prevalerse del actual régimen tuitivo por no reunir los recaudos legales impuestos.

Donación.

Reversión y revocación.

Ingratitud.Es causal de ingratitud que puede dar lugar a la revocación de una donación que el donatario atente contra la vida o la persona del conviviente del donante (art. 1571), aun sin necesidad de condena penal.

Otras fuentes de las obligaciones.

Responsabilidad civil.

Daño resarcible.

Indemnización de las consecuencias no patrimoniales.La norma legitima para accionar, en los supuestos de muerte o gran discapacidad del damnificado aquienes convivían con aquél recibiendo trato familiar ostensible (art. 1741). Se reiteran acá los comentarios realizados con respecto al contrato de locación inmobiliaria.

Indemnización por fallecimiento. La indemnización debe prever lo necesario para los alimentos del conviviente (art. 1745).

LIBRO CUARTO.

Derechos reales.Disposiciones generales.

Adquisición, transmisión, extinción y oponibilidad

Adquisición legal. El conviviente supérstite adquiere la habitación por mero efecto legal (art.1894). (ver además el art. 527)

LIBRO QUINTO.

Transmisión de derechos por causa de muerte

Sucesiones. Indignidad.

Causas de indignidad. Son indignos de suceder, siempre referido a la convivencia, los autores, cómplices o partícipes de delito doloso contra la persona, el honor, la integridad sexual, la libertad o la propiedad del causante, o de conviviente. Esta causa de indignidad no se cubre por la extinción de la acción penal ni por la de la pena. Y los que hayan acusado o denunciado al causante por un delito penado con prisión o reclusión, excepto que la víctima del delito sea el acusadoro su conviviente.

Sucesiones intestadas.Sucesión del cónyuge

Matrimonio “in extremis”. La unión convivencial anterior al matrimonio desplaza la pérdida de la vocación hereditaria del cónyuge, si el causante muere dentro de los treinta días de celebrado el mismo por una enfermedad existente por entonces y conocida por el supérstite (art. 2436).

Sucesiones testamentarias.Formas de los testamentos

Testamento por acto público.

Testigos. No puede ser testigo del testamento por acto público el conviviente del testador (art. 2481).

Inhabilidad para suceder por testamento.

Sanción. El conviviente de una persona que no puede suceder por testamento es reputado persona interpuesta sin admitir prueba en contrario, en caso de ser beneficiada por una disposición testamentaria (art. 2483).

LIBRO SEXTO.

Disposiciones comunes a los derechos personales y reales.

Prescripción y caducidad. Suspensión de la prescripción.

Casos especiales. El curso de la prescripción se suspende entre convivientes, durante la unión convivencial (art. 2543)

Disposiciones de derecho internacional privado

Parte especial

Unión convivencial

Jurisdicción. Las acciones que surjan como consecuencia de la unión convivencial deben presentarse ante el juez del domicilio efectivo común de las personas que la constituyen o del domicilio o residencia habitual del demandado (art. 2627).

Derecho aplicable. La unión convivencial se rige por el derecho del Estado en donde se pretenda hacer valer (art. 2628).

Alimentos

Jurisdicción.Las acciones de alimentos entre convivientes deben deducirse

· ante el juez del último domicilio convivencial,

· ante el domicilio o residencia habitual del demandado, o

· ante el juez que haya entendido en la disolución del vínculo.

Si se hubiere celebrado un convenio, a opción del actor, las acciones pueden también interponerse

· ante el juez del lugar de cumplimiento de la obligación o

· el del lugar de la celebración de dicho convenio si coincide con la residencia del demandado (art. 2629)

Derecho aplicable. El derecho a alimentos entre convivientes se rige por el derecho de la última convivencia efectiva o del país cuyo derecho es aplicable a la disolución del vínculo (art. 2630)

SEGUNDA PARTE

SELECCIÓN DE TODOS LOS ARTÍCULOS DE CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN (LEY 26.994 – 27.017) QUE SE REFIEREN AL RÉGIMEN DE LA CONVIVENCIA.

LIBRO PRIMERO.

Parte General.

Título I. Persona Humana.

Capítulo 2. Capacidad.

Sección tercera. Restricciones a la capacidad. Principios comunes.

ARTÍCULO 33.- Legitimados. Están legitimados para solicitar la declaración de incapacidad y de capacidad restringida:

a) el propio interesado;

b) el cónyuge no separado de hecho y el conviviente mientras la convivencia no haya cesado;

c) los parientes dentro del cuarto grado; si fueran por afinidad, dentro del segundo grado;

d) el Ministerio Público.

Parágrafo 5°. Inhabilitados

ARTÍCULO 48.- Pródigos. Pueden ser inhabilitados quienes por la prodigalidad en la gestión de sus bienes expongan a su cónyuge, conviviente o a sus hijos menores de edad o con discapacidad a la pérdida del patrimonio. A estos fines, se considera persona con discapacidad, a toda persona que padece una alteración funcional permanente o prolongada, física o mental, que en relación a su edad y medio social implica desventajas considerables para su integración familiar, social, educacional o laboral. La acción sólo corresponde al cónyuge, conviviente y a los ascendientes y descendientes.

Capítulo 3. Derechos y actos personalísimos.

ARTÍCULO 59.- Consentimiento informado para actos médicos e investigaciones en salud. El consentimiento informado para actos médicos e investigaciones en salud es la declaración de voluntad expresada por el paciente, emitida luego de recibir información clara, precisa y adecuada, respecto a:

a) su estado de salud;

b) el procedimiento propuesto, con especificación de los objetivos perseguidos;

c) los beneficios esperados del procedimiento;

d) los riesgos, molestias y efectos adversos previsibles;

e) la especificación de los procedimientos alternativos y sus riesgos, beneficios y perjuicios en relación con el procedimiento propuesto;

f) las consecuencias previsibles de la no realización del procedimiento propuesto o de los alternativos especificados;

g) en caso de padecer una enfermedad irreversible, incurable, o cuando se encuentre en estado terminal, o haya sufrido lesiones que lo coloquen en igual situación, el derecho a rechazar procedimientos quirúrgicos, de hidratación, alimentación, de reanimación artificial o al retiro de medidas de soporte vital, cuando sean extraordinarios o desproporcionados en relación a las perspectivas de mejoría, o produzcan sufrimiento desmesurado, o tengan por único efecto la prolongación en el tiempo de ese estadio terminal irreversible e incurable;

h) el derecho a recibir cuidados paliativos integrales en el proceso de atención de su enfermedad o padecimiento.

Ninguna persona con discapacidad puede ser sometida a investigaciones en salud sin su consentimiento libre e informado, para lo cual se le debe garantizar el acceso a los apoyos que necesite.

Nadie puede ser sometido a exámenes o tratamientos clínicos o quirúrgicos sin su consentimiento libre e informado, excepto disposición legal en contrario. Si la persona se encuentra absolutamente imposibilitada para expresar su voluntad al tiempo de la atención médica y no la ha expresado anticipadamente, el consentimiento puede ser otorgado por el representante legal, el apoyo, el cónyuge, el conviviente, el pariente o el allegado que acompañe al paciente, siempre que medie situación de emergencia con riesgo cierto e inminente de un mal grave para su vida o su salud. En ausencia de todos ellos, el médico puede prescindir del consentimiento si su actuación es urgente y tiene por objeto evitar un mal grave al paciente.

ARTÍCULO 61.- Exequias. La persona plenamente capaz puede disponer, por cualquier forma, el modo y circunstancias de sus exequias e inhumación, así como la dación de todo o parte del cadáver con fines terapéuticos, científicos, pedagógicos o de índole similar. Si la voluntad del fallecido no ha sido expresada, o ésta no es presumida, la decisión corresponde al cónyuge, al conviviente y en su defecto a los parientes según el orden sucesorio, quienes no pueden dar al cadáver un destino diferente al que habría dado el difunto de haber podido expresar su voluntad.

Capítulo 4. Nombre.

ARTÍCULO 67.- Cónyuges. Cualquiera de los cónyuges puede optar por usar el apellido del otro, con la preposición “de” o sin ella.

La persona divorciada o cuyo matrimonio ha sido declarado nulo no puede usar el apellido del otro cónyuge, excepto que, por motivos razonables, el juez la autorice a conservarlo.

El cónyuge viudo puede seguir usando el apellido del otro cónyuge mientras no contraiga nuevas nupcias, ni constituya unión convivencial.

ARTÍCULO 71.- Acciones de protección del nombre. Puede ejercer acciones en defensa de su nombre:

a) aquel a quien le es desconocido el uso de su nombre, para que le sea reconocido y se prohíba toda futura impugnación por quien lo niega; se debe ordenar la publicación de la sentencia a costa del demandado.

b) aquel cuyo nombre es indebidamente usado por otro, para que cese en ese uso;

c) aquel cuyo nombre es usado para la designación de cosas o personajes de fantasía, si ello le causa perjuicio material o moral, para que cese el uso.

En todos los casos puede demandarse la reparación de los daños y el juez puede disponer la publicación de la sentencia.

Las acciones pueden ser ejercidas exclusivamente por el interesado; si ha fallecido, por sus descendientes, cónyuge o conviviente, y a falta de éstos, por los ascendientes o hermanos.

CAPÍTULO 6. AUSENCIA.

ARTÍCULO 83.- Sentencia. Oído el defensor, si concurren los extremos legales, se debe declarar la ausencia y nombrar curador. Para la designación se debe estar a lo previsto para el discernimiento de curatela.

El curador sólo puede realizar los actos de conservación y administración ordinaria de los bienes. Todo acto que exceda la administración ordinaria debe ser autorizado por el juez; la autorización debe ser otorgada sólo en caso de necesidad evidente e impostergable.

Los frutos de los bienes administrados deben ser utilizados para el sostenimiento de los descendientes, cónyuge, conviviente y ascendientes del ausente.

CAPÍTULO 10. Representación y asistencia. Tutela y cuaratela.

Tutela. Disposiciones generales.

ARTÍCULO 108.- Prohibiciones para ser tutor dativo. El juez no puede conferir la tutela dativa:

a) a su cónyuge, conviviente, o parientes dentro del cuarto grado, o segundo por afinidad;

b) a las personas con quienes mantiene amistad íntima ni a los parientes dentro del cuarto grado, o segundo por afinidad;

c) a las personas con quienes tiene intereses comunes;

d) a sus deudores o acreedores;

e) a los integrantes de los tribunales nacionales o provinciales que ejercen sus funciones en el lugar del nombramiento; ni a los que tienen con ellos intereses comunes, ni a sus amigos íntimos o los parientes de éstos, dentro del cuarto grado, segundo por afinidad;

f) a quien es tutor de otro menor de edad, a menos que se trate de hermanos menores de edad, o existan causas que lo justifiquen.

ARTÍCULO 110.- Personas excluidas. No pueden ser tutores las personas:

a) que no tienen domicilio en la República;

b) quebradas no rehabilitadas;

c) que han sido privadas o suspendidas en el ejercicio de la responsabilidad parental, o han sido removidas de la tutela o curatela o apoyo de otra persona incapaz o con capacidad restringida, por causa que les era atribuible;

d) que deben ejercer por largo tiempo o plazo indefinido un cargo o comisión fuera del país;

e) que no tienen oficio, profesión o modo de vivir conocido, o tienen mala conducta notoria;

f) condenadas por delito doloso a penas privativas de la libertad;

g) deudoras o acreedoras por sumas considerables respecto de la persona sujeta a tutela;

h) que tienen pleitos con quien requiere la designación de un tutor. La prohibición se extiende a su cónyuge, conviviente, padres o hijos;

i) que, estando obligadas, omiten la denuncia de los hechos que dan lugar a la apertura de la tutela;

j) inhabilitadas, incapaces o con capacidad restringida;

k) que hubieran sido expresamente excluidas por el padre o la madre de quien requiere la tutela, excepto que según el criterio del juez resulte beneficioso para el niño, niña o adolescente.

Sección 3°. CURATELA.

ARTÍCULO 139.- Personas que pueden ser curadores. La persona capaz puede designar, mediante una directiva anticipada, a quien ha de ejercer su curatela. Los padres pueden nombrar curadores y apoyos de sus hijos incapaces o con capacidad restringida, en los casos y con las formas en que pueden designarles tutores. Cualquiera de estas designaciones debe ser aprobada judicialmente.

A falta de estas previsiones el juez puede nombrar al cónyuge no separado de hecho, al conviviente, a los hijos, padres o hermanos de la persona a proteger según quien tenga mayor aptitud. Se debe tener en cuenta la idoneidad moral y económica.

LIBRO PRIMERO. Título II. Persona Jurídica.

Capítulo 2. Asociaciones civiles.

ARTÍCULO 173.- Integrantes del órgano de fiscalización. Los integrantes del órgano de fiscalización no pueden ser al mismo tiempo integrantes de la comisión, ni certificantes de los estados contables de la asociación. Estas incompatibilidades se extienden a los cónyuges, convivientes, parientes, aun por afinidad, en línea recta en todos los grados, y colaterales dentro del cuarto grado.

LIBRO PRIMERO. Título III. Bienes.

Capítulo 3. Vivienda.

ARTÍCULO 245.- Legitimados. La afectación puede ser solicitada por el titular registral; si el inmueble está en condominio, deben solicitarla todos los cotitulares conjuntamente. La afectación puede disponerse por actos de última voluntad; en este caso, el juez debe ordenar la inscripción a pedido de cualquiera de los beneficiarios, o del Ministerio Público, o de oficio si hay beneficiarios incapaces o con capacidad restringida.

La afectación también puede ser decidida por el juez, a petición de parte, en la resolución que atribuye la vivienda en el juicio de divorcio o en el que resuelve las cuestiones relativas a la conclusión de la convivencia, si hay beneficiarios incapaces o con capacidad restringida.

ARTÍCULO 246.- Beneficiarios. Son beneficiarios de la afectación:

a) el propietario constituyente, su cónyuge, su conviviente, sus ascendientes o

descendientes;

b) en defecto de ellos, sus parientes colaterales dentro del tercer grado que convivan con el constituyente.

ARTÍCULO 250.- Transmisión de la vivienda afectada. El inmueble afectado no puede ser objeto de legados o mejoras testamentarias, excepto que favorezcan a los beneficiarios de la afectación prevista en este Capítulo. Si el constituyente está casado o vive en unión convivencial inscripta, el inmueble no puede ser transmitido ni gravado sin la conformidad del cónyuge o del conviviente; si éste se opone, falta, es incapaz o tiene capacidad restringida, la transmisión o gravamen deben ser autorizados judicialmente.

ARTÍCULO 255.- Desafectación y cancelación de la inscripción. La desafectación y la cancelación de la inscripción proceden:

a) a solicitud del constituyente; si está casado o vive en unión convivencialinscriptase requiere el asentimiento del cónyuge o del conviviente; si éste se opone, falta, es incapaz o tiene capacidad restringida, la desafectación debe ser autorizada judicialmente;

b) a solicitud de la mayoría de los herederos, si la constitución se dispuso por acto de última voluntad, excepto que medie disconformidad del cónyuge supérstite, del conviviente inscripto, o existan beneficiarios incapaces o con capacidad restringida, caso en el cual el juez debe resolver lo que sea más conveniente para el interés de éstos;

c) a requerimiento de la mayoría de los condóminos computada en proporción a sus respectivas partes indivisas, con los mismos límites expresados en el inciso anterior;

d) a instancia de cualquier interesado o de oficio, si no subsisten los recaudos previstos en este Capítulo, o fallecen el constituyente y todos los beneficiarios;

e) en caso de expropiación, reivindicación o ejecución autorizada por este Capítulo, con los límites indicados en el artículo 249.

TÍTULO IV. Hechos y actos jurídicos.

Capítulo 5. Actos jurídicos

ARTÍCULO 291.- Prohibiciones. Es de ningún valor el instrumento autorizado por un funcionario público en asunto en que él, su cónyuge, su conviviente, o un pariente suyo dentro del cuarto grado o segundo de afinidad, sean personalmente interesados.

ARTÍCULO 295.- Testigos inhábiles. No pueden ser testigos en instrumentos públicos:

a) las personas incapaces de ejercicio y aquellas a quienes una sentencia les impide ser testigo en instrumentos públicos;

b) los que no saben firmar;

c) los dependientes del oficial público;

d) el cónyuge, el conviviente y los parientes del oficial público, dentro del cuarto grado y segundo de afinidad;

El error común sobre la idoneidad de los testigos salva la eficacia de los instrumentos en que han intervenido.

LIBRO SEGUNDO

Relaciones de familia.

Título I. Matrimonio

Capítulo 7. Derechos y deberes de los cónyuges. Asistencia. Alimentos.

ARTÍCULO 433.- Pautas para la fijación de los alimentos. Durante la vida en común y la separación de hecho, para la cuantificación de los alimentos se deben tener en consideración, entre otras, las siguientes pautas:

a) el trabajo dentro del hogar, la dedicación a la crianza y educación de los hijos y sus edades;

b) la edad y el estado de salud de ambos cónyuges;

c) la capacitación laboral y la posibilidad de acceder a un empleo de quien solicita alimentos;

d) la colaboración de un cónyuge en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge;

e) la atribución judicial o fáctica de la vivienda familiar;

f) el carácter ganancial, propio o de un tercero del inmueble sede de esa vivienda. En caso de ser arrendada, si el alquiler es abonado por uno de los cónyuges u otra persona;

g) si los cónyuges conviven, el tiempo de la unión matrimonial;

h) si los cónyuges están separados de hecho, el tiempo de la unión matrimonial y de la separación;

i) la situación patrimonial de ambos cónyuges durante la convivencia y durante la separación de hecho.

El derecho alimentario cesa si desaparece la causa que lo motivó, el cónyuge alimentado inicia una unión convivencial, o incurre en alguna de las causales de indignidad.

ARTÍCULO 434.- Alimentos posteriores al divorcio. Las prestaciones alimentarias pueden ser fijadas aun después del divorcio:

a) a favor de quien padece una enfermedad grave preexistente al divorcio que le impide autosustentarse. Si el alimentante fallece, la obligación se transmite a sus herederos;

b) a favor de quien no tiene recursos propios suficientes ni posibilidad razonable de procurárselos. Se tienen en cuenta los incisos b), c) y e) del artículo 433. La obligación no puede tener una duración superior al número de años que duró el matrimonio y no procede a favor del que recibe la compensación económica del artículo 441.

En los dos supuestos previstos en este artículo, la obligación cesa si: desaparece la causa que la motivó, o si la persona beneficiada contrae matrimonio o vive en unión convivencial, o cuando el alimentado incurre en alguna de las causales de indignidad. Si el convenio regulador del divorcio se refiere a los alimentos, rigen las pautas convenidas.

TÍTULO III

Uniones convivenciales

CAPÍTULO 1

Constitución y prueba

ARTÍCULO 509.- Ambito de aplicación. Las disposiciones de este Título se aplican a la unión basada en relaciones afectivas de carácter singular, pública, notoria, estable y permanente de dos personas que conviven y comparten un proyecto de vida común, sean del mismo o de diferente sexo.

ARTÍCULO 510.- Requisitos. El reconocimiento de los efectos jurídicos previstos por este Título a las uniones convivenciales requiere que:

a) los dos integrantes sean mayores de edad;

b) no estén unidos por vínculos de parentesco en línea recta en todos los grados, ni colateral hasta el segundo grado;

c) no estén unidos por vínculos de parentesco por afinidad en línea recta;

d) no tengan impedimento de ligamen ni esté registrada otra convivencia de manera simultánea;

e) mantengan la convivencia durante un período no inferior a dos años.

ARTÍCULO 511.- Registración. La existencia de la unión convivencial, su extinción y los pactos que los integrantes de la pareja hayan celebrado, se inscriben en el registro que corresponda a la jurisdicción local, sólo a los fines probatorios.

No procede una nueva inscripción de una unión convivencial sin la previa cancelación de la preexistente.

La registración de la existencia de la unión convivencial debe ser solicitada por ambos integrantes.

ARTÍCULO 512.- Prueba de la unión convivencial. La unión convivencial puede acreditarse por cualquier medio de prueba; la inscripción en el Registro de uniones convivenciales es prueba suficiente de su existencia.

CAPÍTULO 2. Pactos de convivencia

ARTÍCULO 513.- Autonomía de la voluntad de los convivientes. Las disposiciones de este Título son aplicables excepto pacto en contrario de los convivientes. Este pacto debe ser hecho por escrito y no puede dejar sin efecto lo dispuesto en los artículos 519, 520, 521 y 522.

ARTÍCULO 514.- Contenido del pacto de convivencia. Los pactos de convivencia pueden regular, entre otras cuestiones:

a) la contribución a las cargas del hogar durante la vida en común;

b) la atribución del hogar común, en caso de ruptura;

c) la división de los bienes obtenidos por el esfuerzo común, en caso de ruptura de la convivencia.

ARTÍCULO 515.- Límites. Los pactos de convivencia no pueden ser contrarios al orden público, ni al principio de igualdad de los convivientes, ni afectar los derechos fundamentales de cualquiera de los integrantes de la unión convivencial.

ARTÍCULO 516.-. Modificación, rescisión y extinción. Los pactos pueden ser modificados y rescindidos por acuerdo de ambos convivientes.

El cese de la convivencia extingue los pactos de pleno derecho hacia el futuro.

ARTÍCULO 517.- Momentos a partir de los cuales se producen efectos respecto de los terceros. Los pactos, su modificación y rescisión son oponibles a los terceros desde su inscripción en el registro previsto en el artículo 511 y en los registros que correspondan a los bienes incluidos en estos pactos.

Los efectos extintivos del cese de la convivencia son oponibles a terceros desde que se inscribió en esos registros cualquier instrumento que constate la ruptura.

CAPÍTULO 3

Efectos de las uniones convivenciales durante la convivencia

ARTÍCULO 518.- Relaciones patrimoniales. Las relaciones económicas entre los integrantes de la unión se rigen por lo estipulado en el pacto de convivencia. A falta de pacto, cada integrante de la unión ejerce libremente las facultades de administración y disposición de los bienes de su titularidad, con la restricción regulada en este Título para la protección de la vivienda familiar y de los muebles indispensables que se encuentren en ella.

ARTÍCULO 519.- Asistencia. Los convivientes se deben asistencia durante la convivencia. ARTÍCULO 520.- Contribución a los gastos del hogar. Los convivientes tienen obligación de contribuir a los gastos domésticos de conformidad con lo dispuesto en el artículo 455.

ARTÍCULO 521.- Responsabilidad por las deudas frente a terceros. Los convivientes son solidariamente responsables por las deudas que uno de ellos hubiera contraído con terceros de conformidad con lo dispuesto en el artículo 461.

ARTÍCULO 522.- Protección de la vivienda familiar. Si la unión convivencial ha sido inscripta, ninguno de los convivientes puede, sin el asentimiento del otro, disponer de los derechos sobre la vivienda familiar, ni de los muebles indispensables de ésta, ni transportarlos fuera de la vivienda. El juez puede autorizar la disposición del bien si es prescindible y el interés familiar no resulta comprometido.

Si no media esa autorización, el que no ha dado su asentimiento puede demandar la nulidad del acto dentro del plazo de caducidad de seis meses de haberlo conocido, y siempre que continuase la convivencia.

La vivienda familiar no puede ser ejecutada por deudas contraídas después de la inscripción de la unión convivencial, excepto que hayan sido contraídas por ambos convivientes o por uno de ellos con el asentimiento del otro.

CAPÍTULO 4. Cese de la convivencia. Efectos

ARTÍCULO 523.- Causas del cese de la unión convivencial. La unión convivencial cesa:

a) por la muerte de uno de los convivientes;

b) por la sentencia firme de ausencia con presunción de fallecimiento de uno de los convivientes; c) por matrimonio o nueva unión convivencial de uno de sus miembros;

d) por el matrimonio de los convivientes;

e) por mutuo acuerdo;

f) por voluntad unilateral de alguno de los convivientes notificada fehacientemente al otro; g) por el cese de la convivencia mantenida. La interrupción de la convivencia no implica su cese si obedece a motivos laborales u otros similares, siempre que permanezca la voluntad de vida en común.

ARTÍCULO 524.- Compensación económica. Cesada la convivencia, el conviviente que sufre un desequilibrio manifiesto que signifique un empeoramiento de su situación económica con causa adecuada en la convivencia y su ruptura, tiene derecho a una compensación. Esta puede consistir en una prestación única o en una renta por un tiempo determinado que no puede ser mayor a la duración de la unión convivencial.

Puede pagarse con dinero, con el usufructo de determinados bienes o de cualquier otro modo que acuerden las partes o en su defecto decida el juez.

ARTÍCULO 525.- Fijación judicial de la compensación económica. Caducidad. El juez determina la procedencia y el monto de la compensación económica sobre la base de diversas circunstancias, entre otras:

a) el estado patrimonial de cada uno de los convivientes al inicio y a la finalización de la unión;

b) la dedicación que cada conviviente brindó a la familia y a la crianza y educación de los hijos y la que debe prestar con posterioridad al cese;

c) la edad y el estado de salud de los convivientes y de los hijos

d) la capacitación laboral y la posibilidad de acceder a un empleo del conviviente que solicita la compensación económica;

e) la colaboración prestada a las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro conviviente;

f) la atribución de la vivienda familiar.

La acción para reclamar la compensación económica caduca a los seis meses de haberse producido cualquiera de las causas de finalización de la convivencia enumeradas en el artículo 523.

ARTÍCULO 526.- Atribución del uso de la vivienda familiar. El uso del inmueble que fue sede de la unión convivencial puede ser atribuido a uno de los convivientes en los siguientes supuestos:

a) si tiene a su cargo el cuidado de hijos menores de edad, con capacidad restringida, o con discapacidad;

b) si acredita la extrema necesidad de una vivienda y la imposibilidad de procurársela en forma inmediata.

El juez debe fijar el plazo de la atribución, el que no puede exceder de dos años a contarse desde el momento en que se produjo el cese de la convivencia, conforme a lo dispuesto en el artículo 523.

A petición de parte interesada, el juez puede establecer: una renta compensatoria por el uso del inmueble a favor del conviviente a quien no se atribuye la vivienda; que el inmueble no sea enajenado durante el plazo previsto sin el acuerdo expreso de ambos; que el inmueble en condominio de los convivientes no sea partido ni liquidado. La decisión produce efectos frente a terceros a partir de su inscripción registral.

Si se trata de un inmueble alquilado, el conviviente no locatario tiene derecho a continuar en la locación hasta el vencimiento del contrato, manteniéndose él obligado al pago y las garantías que primitivamente se constituyeron en el contrato.

El derecho de atribución cesa en los mismos supuestos previstos en el artículo 445.

ARTÍCULO 527.- Atribución de la vivienda en caso de muerte de uno de los convivientes. El conviviente supérstite que carece de vivienda propia habitable o de bienes suficientes que aseguren el acceso a ésta, puede invocar el derecho real de habitación gratuito por un plazo máximo de dos años sobre el inmueble de propiedad del causante que constituyó el último hogar familiar y que a la apertura de la sucesión no se encontraba en condominio con otras personas.

Este derecho es inoponible a los acreedores del causante.

Se extingue si el conviviente supérstite constituye una nueva unión convivencial, contrae matrimonio, o adquiere una vivienda propia habitable o bienes suficientes para acceder a ésta.

ARTÍCULO 528.- Distribución de los bienes. A falta de pacto, los bienes adquiridos durante la convivencia se mantienen en el patrimonio al que ingresaron, sin perjuicio de la aplicación de los principios generales relativos al enriquecimiento sin causa, la interposición de personas y otros que puedan corresponder.

LIBRO SEGUNDO

Título V. Filiación.

Capítulo 7. Acciones de reclamación de filiación.

ARTÍCULO 585.- Convivencia. La convivencia de la madre durante la época de la concepción hace presumir el vínculo filial a favor de su conviviente, excepto oposición fundada.

Título VI. Adopción.

Capítulo 1. Disposiciones generales.

ARTÍCULO 597.- Personas que pueden ser adoptadas. Pueden ser adoptadas las personas menores de edad no emancipadas declaradas en situación de adoptabilidad o cuyos padres han sido privados de la responsabilidad parental.

Excepcionalmente, puede ser adoptada la persona mayor de edad cuando: a) se trate del hijo del cónyuge o conviviente de la persona que pretende adoptar;

b) hubo posesión de estado de hijo mientras era menor de edad, fehacientemente comprobada.

ARTÍCULO 599.- Personas que pueden ser adoptantes. El niño, niña o adolescente puede ser adoptado por un matrimonio, por ambos integrantes de una unión convivencial o por una única persona.

Todo adoptante debe ser por lo menos dieciséis años mayor que el adoptado, excepto cuando el cónyuge o conviviente adopta al hijo del otro cónyuge o conviviente.

En caso de muerte del o de los adoptantes u otra causa de extinción de la adopción, se puede otorgar una nueva adopción sobre la persona menor de edad.

ARTÍCULO 601.- Restricciones. No puede adoptar:

a) quien no haya cumplido veinticinco años de edad, excepto que su cónyuge o conviviente que adopta conjuntamente cumpla con este requisito;

b) el ascendiente a su descendiente;

c) un hermano a su hermano o a su hermano unilateral.

ARTÍCULO 602.- Regla general de la adopción por personas casadas o en unión convivencial. Las personas casadas o en unión convivencial pueden adoptar sólo si lo hacen conjuntamente.

ARTÍCULO 603.- Adopción unipersonal por parte de personas casadas o en unión convivencial. La adopción por personas casadas o en unión convivencial puede ser unipersonal si:

a) el cónyuge o conviviente ha sido declarado persona incapaz o de capacidad restringida, y la sentencia le impide prestar consentimiento válido para este acto.

En este caso debe oírse al Ministerio Público y al curador o apoyo y, si es el pretenso adoptante, se debe designar un curador o apoyo ad litem;

b) los cónyuges están separados de hecho.

ARTÍCULO 604.- Adopción conjunta de personas divorciadas o cesada la unión convivencial. Las personas que durante el matrimonio o la unión convivencial mantuvieron estado de madre o padre con una persona menor de edad, pueden adoptarla conjuntamente aún después del divorcio o cesada la unión. El juez debe valorar especialmente la incidencia de la ruptura al ponderar el interés superior del niño.

ARTÍCULO 605.- Adopción conjunta y fallecimiento de uno de los guardadores. Cuando la guarda con fines de adopción del niño, niña o adolescente se hubiese otorgado durante el matrimonio o unión convivencial y el período legal se completa después del fallecimiento de uno de los cónyuges o convivientes, el juez puede otorgar la adopción al sobreviviente y generar vínculos jurídicos de filiación con ambos integrantes de la pareja. En este caso, el adoptado lleva el apellido del adoptante, excepto que fundado en el derecho a la identidad se peticione agregar o anteponer el apellido de origen o el apellido del guardador fallecido.

Capítulo 4. Juicio de Adopción.

ARTÍCULO 618.- Efecto temporal de la sentencia. La sentencia que otorga la adopción tiene efecto retroactivo a la fecha de la sentencia que otorga la guarda con fines de adopción, excepto cuando se trata de la adopción del hijo del cónyuge o conviviente, cuyos efectos se retrotraen a la fecha de promoción de la acción de adopción.

Capítulo 5. Tipos de adopción.

ARTÍCULO 620.- Concepto. La adopción plena confiere al adoptado la condición de hijo y extingue los vínculos jurídicos con la familia de origen, con la excepción de que subsisten los impedimentos matrimoniales. El adoptado tiene en la familia adoptiva los mismos derechos y obligaciones de todo hijo.

La adopción simple confiere el estado de hijo al adoptado, pero no crea vínculos jurídicos con los parientes ni con el cónyuge del adoptante, excepto lo dispuesto en este Código.

La adopción de integración se configura cuando se adopta al hijo del cónyuge o del conviviente y genera los efectos previstos en la Sección 4ª de este Capítulo.

SECCIÓN 4ª

Adopción de integración

ARTÍCULO 630.- Efectos entre el adoptado y su progenitor de origen. La adopción de integración siempre mantiene el vínculo filiatorio y todos sus efectos entre el adoptado y su progenitor de origen, cónyuge o conviviente del adoptante.

CAPÍTULO 6 Nulidad e inscripción

ARTÍCULO 634.- Nulidades absolutas. Adolece de nulidad absoluta la adopción obtenida en violación a las disposiciones referidas a:

a) la edad del adoptado;

b) la diferencia de edad entre adoptante y adoptado;

c) la adopción que hubiese tenido un hecho ilícito como antecedente necesario, incluido el abandono supuesto o aparente del menor proveniente de la comisión de un delito del cual hubiera sido víctima el menor o sus padres;

d) la adopción simultánea por más de una persona, excepto que los adoptantes sean cónyuges o pareja conviviente;

e) la adopción de descendientes;

f) la adopción de hermano y de hermano unilateral entre sí;

g) la declaración judicial de la situación de adoptabilidad;

h) la inscripción y aprobación del registro de adoptantes;

i) la falta de consentimiento del niño mayor de diez años, a petición exclusiva del adoptado.

LIBRO SEGUNDO

Responsabilidad parental.

CAPÍTULO 2 Titularidad y ejercicio de la responsabilidad parental

ARTÍCULO 641.- Ejercicio de la responsabilidad parental. El ejercicio de la responsabilidad parental corresponde:

a) en caso de convivencia con ambos progenitores, a éstos. Se presume que los actos realizados por uno cuentan con la conformidad del otro, con excepción de los supuestos contemplados en el artículo 645, o que medie expresa oposición;

b) en caso de cese de la convivencia, divorcio o nulidad de matrimonio, a ambos progenitores. Se presume que los actos realizados por uno cuentan con la conformidad del otro, con las excepciones del inciso anterior. Por voluntad de los progenitores o por decisión judicial, en interés del hijo, el ejercicio se puede atribuir a sólo uno de ellos, o establecerse distintas modalidades;

c) en caso de muerte, ausencia con presunción de fallecimiento, privación de la responsabilidad parental o suspensión del ejercicio de un progenitor, al otro; d) en caso de hijo extramatrimonial con un solo vínculo filial, al único progenitor; e) en caso de hijo extramatrimonial con doble vínculo filial, si uno se estableció por declaración judicial, al otro progenitor. En interés del hijo, los progenitores de común acuerdo o el juez pueden decidir el ejercicio conjunto o establecer distintas modalidades.

CAPÍTULO 7 Deberes y derechos de los progenitores e hijos afines

ARTÍCULO 672.- Progenitor afín. Se denomina progenitor afín al cónyuge o conviviente que vive con quien tiene a su cargo el cuidado personal del niño o adolescente.

ARTÍCULO 673.- Deberes del progenitor afín. El cónyuge o conviviente de un progenitor debe cooperar en la crianza y educación de los hijos del otro, realizar los actos cotidianos relativos a su formación en el ámbito doméstico y adoptar decisiones ante situaciones de urgencia. En caso de desacuerdo entre el progenitor y su cónyuge o conviviente prevalece el criterio del progenitor.

Esta colaboración no afecta los derechos de los titulares de la responsabilidad parental.

ARTÍCULO 674.- Delegación en el progenitor afín. El progenitor a cargo del hijo puede delegar a su cónyuge o conviviente el ejercicio de la responsabilidad parental cuando no estuviera en condiciones de cumplir la función en forma plena por razones de viaje, enfermedad o incapacidad transitoria, y siempre que exista imposibilidad para su desempeño por parte del otro progenitor, o no fuera conveniente que este último asuma su ejercicio.

Esta delegación requiere la homologación judicial, excepto que el otro progenitor exprese su acuerdo de modo fehaciente.

ARTÍCULO 675.- Ejercicio conjunto con el progenitor afín. En caso de muerte, ausencia o incapacidad del progenitor, el otro progenitor puede asumir dicho ejercicio conjuntamente con su cónyuge o conviviente.

Este acuerdo entre el progenitor en ejercicio de la responsabilidad parental y su cónyuge o conviviente debe ser homologado judicialmente. En caso de conflicto prima la opinión del progenitor.

Este ejercicio se extingue con la ruptura del matrimonio o de la unión convivencial. También se extingue con la recuperación de la capacidad plena del progenitor que no estaba en ejercicio de la responsabilidad parental.

ARTÍCULO 676.- Alimentos. La obligación alimentaria del cónyuge o conviviente respecto de los hijos del otro, tiene carácter subsidiario. Cesa este deber en los casos de disolución del vínculo conyugal o ruptura de la convivencia. Sin embargo, si el cambio de situación puede ocasionar un grave daño al niño o adolescente y el cónyuge o conviviente asumió durante la vida en común el sustento del hijo del otro, puede fijarse una cuota asistencial a su cargo con carácter transitorio, cuya duración debe definir el juez de acuerdo a las condiciones de fortuna del obligado, las necesidades del alimentado y el tiempo de la convivencia.

CAPÍTULO 8.

Representación, disposición y administración de los bienes del hijo menor de edad.

ARTÍCULO 693.- Obligación de realizar inventario. En los tres meses subsiguientes al fallecimiento de uno de los progenitores, el sobreviviente debe hacer inventario judicial de los bienes de los cónyuges o de los convivientes, y determinarse en él los bienes que correspondan al hijo, bajo pena de una multa pecuniaria a ser fijada por el juez a solicitud de parte interesada.

CAPÍTULO 9

Extinción, privación, suspensión y rehabilitación de la responsabilidad parental

ARTÍCULO 699.- Extinción de la titularidad. La titularidad de la responsabilidad parental se extingue por:

a) muerte del progenitor o del hijo;

b) profesión del progenitor en instituto monástico;

c) alcanzar el hijo la mayoría de edad;

d) emancipación, excepto lo dispuesto en el artículo 644;

e) adopción del hijo por un tercero, sin perjuicio de la posibilidad de que se la restituya en caso de revocación y nulidad de la adopción; la extinción no se produce cuando se adopta el hijo del cónyuge o del conviviente.

TÍTULO VIII.

Procesos de familia.

Capítulo 3. Reglas de competencia.

ARTÍCULO 718.- Uniones convivenciales. En los conflictos derivados de las uniones convivenciales, es competente el juez del último domicilio convivencial o el del demandado a elección del actor.

ARTÍCULO 719.- Alimentos y pensiones compensatorias entre cónyuges o convivientes. En las acciones por alimentos o por pensiones compensatorias entre cónyuges o convivientes es competente el juez del último domicilio conyugal o convivencial, o el del domicilio del beneficiario, o el del demandado, o aquel donde deba ser cumplida la obligación alimentaria, a elección del actor.

CAPÍTULO 4. Medidas provisionales

ARTÍCULO 723.- Ambito de aplicación. Los artículos 721 y 722 son aplicables a las uniones convivenciales, en cuanto sea pertinente.

(NOTA. ARTÍCULO 721.- Medidas provisionales relativas a las personas en el divorcio y en la nulidad de matrimonio. Deducida la acción de nulidad o de divorcio, o antes en caso de urgencia, el juez puede tomar las medidas provisionales necesarias para regular las relaciones personales entre los cónyuges y los hijos durante el proceso. Puede especialmente:

a) determinar, teniendo en cuenta el interés familiar, cuál de los cónyuges ha de continuar en el uso de la vivienda familiar y, previo inventario, qué bienes retira el cónyuge que deja el inmueble;

b) si corresponde, establecer la renta por el uso exclusivo de la vivienda por parte de uno de los cónyuges;

c) ordenar la entrega de los objetos de uso personal;

d) disponer un régimen de alimentos y ejercicio y cuidado de los hijos conforme con lo establecido en el Título VII de este Libro;

e) determinar los alimentos que solicite el cónyuge teniendo en cuenta las pautas establecidas en el artículo 433.

ARTÍCULO 722.- Medidas provisionales relativas a los bienes en el divorcio y en la nulidad de matrimonio. Deducida la acción de nulidad o de divorcio, o antes en caso de urgencia, a pedido de parte, el juez debe disponer las medidas de seguridad para evitar que la administración o disposición de los bienes por uno de los cónyuges pueda poner en peligro, hacer inciertos o defraudar los derechos patrimoniales del otro, cualquiera sea el régimen patrimonial matrimonial.

También puede ordenar las medidas tendientes a individualizar la existencia de bienes o derechos de los que los cónyuges fuesen titulares.

La decisión que acoge estas medidas debe establecer un plazo de duración.)

LIBRO TERCERO.

Derechos personales.

Título 1. Obligaciones en general.

Capítulo 2. Acciones y garantía común de los acreedores.

SECCIÓN 3ª. Garantía común de los acreedores

ARTÍCULO 744.- Bienes excluidos de la garantía común. Quedan excluidos de la garantía prevista en el artículo 743:

a) las ropas y muebles de uso indispensable del deudor, de su cónyuge o conviviente, y de sus hijos;

b) los instrumentos necesarios para el ejercicio personal de la profesión, arte u oficio del deudor;

c) los sepulcros afectados a su destino, excepto que se reclame su precio de venta, construcción o reparación;

d) los bienes afectados a cualquier religión reconocida por el Estado;

e) los derechos de usufructo, uso y habitación, así como las servidumbres prediales, que sólo pueden ejecutarse en los términos de los artículos 2144, 2157 y 2178;

f) las indemnizaciones que corresponden al deudor por daño moral y por daño material derivado de lesiones a su integridad psicofísica;

g) la indemnización por alimentos que corresponde al cónyuge, al conviviente y a los hijos con derecho alimentario, en caso de homicidio;

h) los demás bienes declarados inembargables o excluidos por otras leyes.

Capítulo 4. Pago.

SECCIÓN 4ª. Beneficio de competencia

ARTÍCULO 893.- Personas incluidas. El acreedor debe conceder este beneficio: a) a sus ascendientes, descendientes y colaterales hasta el segundo grado, si no han incurrido en alguna causal de indignidad para suceder;

b) a su cónyuge o conviviente;

c) al donante en cuanto a hacerle cumplir la donación.

(NOTA. ARTÍCULO 892.- Definición. El beneficio de competencia es un derecho que se otorga a ciertos deudores, para que paguen lo que buenamente puedan, según las circunstancias, y hasta que mejoren de fortuna.)

TÍTULO IV.

Contratos en particular.

CAPÍTULO 4. Locación

SECCIÓN 1ª Disposiciones generales

ARTÍCULO 1190.- Continuador de la locación. Si la cosa locada es inmueble, o parte material de un inmueble, destinado a habitación, en caso de abandono o fallecimiento del locatario, la locación puede ser continuada en las mismas condiciones pactadas, y hasta el vencimiento del plazo contractual, por quien lo habite y acredite haber recibido del locatario ostensible trato familiar durante el año previo al abandono o fallecimiento.

El derecho del continuador en la locación prevalece sobre el del heredero del locatario.

Capítulo 22. Donación.

Sección 4°. Reversión y revocación.

ARTÍCULO 1571.- Ingratitud. Las donaciones pueden ser revocadas por ingratitud del donatario en los siguientes casos:

a) si el donatario atenta contra la vida o la persona del donante, su cónyuge o conviviente, sus ascendientes o descendientes;

b) si injuria gravemente a las mismas personas o las afecta en su honor;

c) si las priva injustamente de bienes que integran su patrimonio;

d) si rehúsa alimentos al donante.

En todos los supuestos enunciados, basta la prueba de que al donatario le es imputable el hecho lesivo, sin necesidad de condena penal.

TÍTULO V.

Otras fuentes de las obligaciones.

Capítulo 1. Responsabilidad civil.

Sección 4°. Daño resarcible.

ARTÍCULO 1741.- Indemnización de las consecuencias no patrimoniales. Está legitimado para reclamar la indemnización de las consecuencias no patrimoniales el damnificado directo. Si del hecho resulta su muerte o sufre gran discapacidad también tienen legitimación a título personal, según las circunstancias, los ascendientes, los descendientes, el cónyuge y quienes convivían con aquél recibiendo trato familiar ostensible. La acción sólo se transmite a los sucesores universales del legitimado si es interpuesta por éste.

El monto de la indemnización debe fijarse ponderando las satisfacciones sustitutivas y compensatorias que pueden procurar las sumas reconocidas.

ARTÍCULO 1745.- Indemnización por fallecimiento. En caso de muerte, la indemnización debe consistir en:

a) los gastos necesarios para asistencia y posterior funeral de la víctima. El derecho a repetirlos incumbe a quien los paga, aunque sea en razón de una obligación legal;

b) lo necesario para alimentos del cónyuge, del conviviente, de los hijos menores de veintiún años de edad con derecho alimentario, de los hijos incapaces o con capacidad restringida, aunque no hayan sido declarados tales judicialmente; esta indemnización procede aun cuando otra persona deba prestar alimentos al damnificado indirecto; el juez, para fijar la reparación, debe tener en cuenta el tiempo probable de vida de la víctima, sus condiciones personales y las de los reclamantes;

c) la pérdida de chance de ayuda futura como consecuencia de la muerte de los hijos; este derecho también compete a quien tenga la guarda del menor fallecido.

LIBRO CUARTO.

Derechos reales.

Título I. Disposiciones generales.

Capítulo 2. Adquisición, transmisión, extinción y oponibilidad

ARTÍCULO 1894.- Adquisición legal. Se adquieren por mero efecto de la ley, los condominios con indivisión forzosa perdurable de accesorios indispensables al uso común de varios inmuebles y de muros, cercos y fosos cuando el cerramiento es forzoso, y el que se origina en la accesión de cosas muebles inseparables; la habitación del cónyuge y del conviviente supérstite, y los derechos de los adquirentes y subadquirentes de buena fe.

LIBRO QUINTO.

Transmisión de derechos por causa de muerte

TÍTULO I. Sucesiones.

Capítulo 2. Indignidad.

ARTÍCULO 2281.- Causas de indignidad. Son indignos de suceder:

a) los autores, cómplices o partícipes de delito doloso contra la persona, el honor, la integridad sexual, la libertad o la propiedad del causante, o de sus descendientes, ascendientes, cónyuge, conviviente o hermanos. Esta causa de indignidad no se cubre por la extinción de la acción penal ni por la de la pena;

b) los que hayan maltratado gravemente al causante, u ofendido gravemente su memoria;

c) los que hayan acusado o denunciado al causante por un delito penado con prisión o reclusión, excepto que la víctima del delito sea el acusador, su cónyuge o conviviente, su descendiente, ascendiente o hermano, o haya obrado en cumplimiento de un deber legal;

d) los que omiten la denuncia de la muerte dolosa del causante, dentro de un mes de ocurrida, excepto que antes de ese término la justicia proceda en razón de otra denuncia o de oficio. Esta causa de indignidad no alcanza a las personas incapaces ni con capacidad restringida, ni a los descendientes, ascendientes, cónyuge y hermanos del homicida o de su cómplice;

e) los parientes o el cónyuge que no hayan suministrado al causante los alimentos debidos, o no lo hayan recogido en establecimiento adecuado si no podía valerse por sí mismo;

f) el padre extramatrimonial que no haya reconocido voluntariamente al causante durante su menor edad;

g) el padre o la madre del causante que haya sido privado de la responsabilidad parental;

h) los que hayan inducido o coartado la voluntad del causante para que otorgue testamento o deje de hacerlo, o lo modifique, así como los que falsifiquen, alteren, sustraigan, oculten o sustituyan el testamento;

i) los que hayan incurrido en las demás causales de ingratitud que permiten revocar las donaciones.

En todos los supuestos enunciados, basta la prueba de que al indigno le es imputable el hecho lesivo, sin necesidad de condena penal.

TÍTULO IX

Sucesiones intestadas.

Capítulo 4. Sucesión del cónyuge

ARTÍCULO 2436.- Matrimonio “in extremis”. La sucesión del cónyuge no tiene lugar si el causante muere dentro de los treinta días de contraído el matrimonio a consecuencia de enfermedad existente en el momento de la celebración, conocida por el supérstite, y de desenlace fatal previsible, excepto que el matrimonio sea precedido de una unión convivencial.

TÍTULO XI.

Sucesiones testamentarias.

Capítulo 2. Formas de los testamentos

Sección 3°. Testamento por acto público.

ARTÍCULO 2481.- Testigos. Pueden ser testigos de los testamentos las personas capaces al tiempo de otorgarse el acto.

No pueden serlo, además de los enunciados en el artículo 295, los ascendientes, los descendientes, el cónyuge ni el conviviente del testador, ni los albaceas, tutores o curadores designados en el testamento, ni los beneficiarios de alguna de sus disposiciones.

El testamento en que interviene un testigo incapaz o inhábil al efecto no es válido si, excluido éste, no quedan otros en número suficiente.

Capítulo 3. Inhabilidad para suceder por testamento.

ARTÍCULO 2483.- Sanción. Las disposiciones testamentarias a favor de personas que no pueden suceder por testamento son de ningún valor, aun cuando se hagan a nombre de personas interpuestas. Se reputan tales, sin admitir prueba en contrario, los ascendientes, los descendientes, y el cónyuge o conviviente de la persona impedida de suceder. El fraude a la ley puede ser probado por cualquier medio.

Los inhábiles para suceder por testamento que se encuentran en posesión de los bienes dejados por el testador son considerados de mala fe.

LIBRO SEXTO.

Disposiciones comunes a los derechos personales y reales.

Título I.

Prescripción y caducidad

Capítulo 2°. Suspensión de la prescripción.

ARTÍCULO 2543.- Casos especiales. El curso de la prescripción se suspende: a) entre cónyuges, durante el matrimonio;

b) entre convivientes, durante la unión convivencial;

c) entre las personas incapaces y con capacidad restringida y sus padres, tutores, curadores o apoyos, durante la responsabilidad parental, la tutela, la curatela o la medida de apoyo;

d) entre las personas jurídicas y sus administradores o integrantes de sus órganos de fiscalización, mientras continúan en el ejercicio del cargo;

e) a favor y en contra del heredero con responsabilidad limitada, respecto de los reclamos que tienen por causa la defensa de derechos sobre bienes del acervo hereditario.

TÍTULO IV.

Disposiciones de derecho internacional privado

Capítulo 3. Parte especial

SECCION 3ª. Unión convivencial

ARTÍCULO 2627.- Jurisdicción. Las acciones que surjan como consecuencia de la unión convivencial deben presentarse ante el juez del domicilio efectivo común de las personas que la constituyen o del domicilio o residencia habitual del demandado.

ARTÍCULO 2628.- Derecho aplicable. La unión convivencial se rige por el derecho del Estado en donde se pretenda hacer valer.

SECCIÓN 4ª. Alimentos

ARTÍCULO 2629.- Jurisdicción. Las acciones sobre la prestación alimentaria deben interponerse, a elección de quien la requiera, ante los jueces de su domicilio, de su residencia habitual, o ante los del domicilio o residencia habitual del demandado. Además, si fuese razonable según las circunstancias del caso, pueden interponerse ante los jueces del lugar donde el demandado tenga bienes.

Las acciones de alimentos entre cónyuges o convivientes deben deducirse ante el juez del último domicilio conyugal o convivencial, ante el domicilio o residencia habitual del demandado, o ante el juez que haya entendido en la disolución del vínculo.

Si se hubiere celebrado un convenio, a opción del actor, las acciones pueden también interponerse ante el juez del lugar de cumplimiento de la obligación o el del lugar de la celebración de dicho convenio si coincide con la residencia del demandado.

ARTÍCULO 2630.- Derecho aplicable. El derecho a alimentos se rige por el derecho del domicilio del acreedor o del deudor alimentario, el que a juicio de la autoridad competente resulte más favorable al interés del acreedor alimentario.

Los acuerdos alimentarios se rigen, a elección de las partes, por el derecho del domicilio o de la residencia habitual de cualquiera de ellas al tiempo de la celebración del acuerdo. En su defecto, se aplica la ley que rige el derecho a alimentos.

El derecho a alimentos entre cónyuges o convivientes se rige por el derecho del último domicilio conyugal, de la última convivencia efectiva o del país cuyo derecho es aplicable a la disolución o nulidad del vínculo.

TERCERA PARTE

A continuación se ofrecen cuatro casos prácticos para la aplicación del nuevo régimen.

CASO UNO.

Explique sus respuestas y fúndelas citando la norma aplicable.

UNIONES CONVIVENCIALES. PACTO CONVIVENCIAL

Un requirente habitual de su Notaría, divorciado en primeras nupcias, le solicita asesoramiento con respecto a un proyecto inmobiliario que tiene pensado desarrollar en la provincia de Buenos Aires, en un predio ubicado en Pinamar. La conversación derivó indefectiblemente a la situación personal de requirente, su núcleo familiar, el origen de sus bienes, de lo que resulta que se trata de una persona divorciada, con dos hijos de aquel matrimonio y que vive en “pareja” desde hace seis años con una mujer soltera, que tuvo un hijo, ahora de diez años, que convive con ellos y tiene de esta unión una niña de cuatro años. No desean contraer nupcias. No obstante, su requirente abriga alguna preocupación acerca del futuro de esa nueva familia ensamblada.


  1. Cuál sería su asesoramiento?

  2. Pueden celebrar un pacto convivencial?

  3. Reúnen los requisitos subjetivos para ello?

  4. Deben celebrarlo por escritura pública? Por qué?

  5. Y si se celebra por instrumento particular firmado? Deben certificarse las firmas?

  6. El contenido del pacto convivencial dentro del ámbito de la autonomía de la voluntad de los convivientes puede regular todos los aspectos de la vida en común tanto sea en lo personal de ellos como en lo patrimonial?

  7. Cuáles son los contenidos sugeridos por el ordenamiento legal vigente?

  8. Cuáles son los límites que impone el nuevo régimen a la autonomía de la voluntad?

  9. De dos ejemplos de violación al orden público.

  10. De dos ejemplos de vulneración de la igualdad de los convivientes.

  11. De dos ejemplos de conductas contrarias a sus derechos fundamentales.

  12. El inmueble en el cual se desarrollará el proyecto del conjunto inmobiliario es propio del requirente. Allí se construirán cabañas y luego será afectado de propiedad horizontal. El requirente le promete transferirle a su conviviente la propiedad de una cabaña (unidad funcional), puede obligarse a ello en el pacto de convivencia? Importa si la conviviente aporta fondos al proyecto?

  13. Los hijos del requirente son menores adolescentes, deben prestar su conformidad expresa con la celebración de convenio, de acuerdo a lo normado en el art. 645, del CCyCN?

  14. El pacto debe registrarse? Con qué finalidad? Y si no se registra?

  15. Dónde debe registrarse?

  16. Quién debe o puede tramitar la registración?

  17. Es necesario que esté registrada la unión convivencial?

  18. Cuáles son las diferencias con respecto a que la unión convivencial esté o no inscripta.

  19. El requirente le explica que su hija (del primer matrimonio) que acaba de cumplir quince años, planea comenzar a convivir con su profesor de tenis que tiene veinticinco años. Se les puede sugerir que celebren un pacto de convivencia?

  20. De la misma forma me explica que su mejor amigo se encuentra casado en primeras nupcias, pero separado de hecho, y convive con la que fuera su secretaría ya hace cuatro años. Se les puede sugerir que celebren un pacto de convivencia?

CASO DOS.

Explique sus respuestas y fúndelas citando la norma aplicable.

UNIONES CONVIVENCIALES. MODIFICACIÓN DEL PACTO CONVIVENCIAL.

Pasaron dos años de la celebración del acuerdo convivencial celebrado por el requirente del caso uno. Accede nuevamente a su Notaría y le comenta que el desarrollo inmobiliario está ya en su etapa final con planos de obra y de afectación a propiedad horizontal aprobados, así que se acerca la etapa del otorgamiento y autorización del reglamento y escrituración de las ventas y/o adjudicaciones a los inversores. Entre tanto, le narra que en uno de sus viajes a Pinamar sufrió un accidente automovilístico, que lo tuvo en grave estado cerca de seis meses, aun con peligro de muerte y que durante todo ese tiempo de recuperación pensó mucho en las dificultades que tuvo que afrontar su conviviente, no solo con respecto a sus cuidados, sino también en la parte económica. Además y en la misma época falleció su ex – cónyuge, por lo que sus hijos del primer matrimonio, sufrieron muchísimo con el deceso de su madre y las consecuencias de su accidente.

(NOTA SE TRANSCRIBE EL CASO UNO PARA CONTAR CON LOS ELEMTOS FÁCTICOS. Un requirente habitual de su Notaría, divorciado en primeras nupcias, le solicita asesoramiento con respecto a un proyecto inmobiliario que tiene pensado desarrollar en la provincia de Buenos Aires, en un predio ubicado en Pinamar. La conversación derivó indefectiblemente a la situación personal de requirente, su núcleo familiar, el origen de sus bienes, de lo que resulta que se trata de una persona divorciada, con dos hijos de aquel matrimonio y que vive en “pareja” desde hace seis años con una mujer soltera, que tuvo un hijo, ahora de diez años, que convive con ellos y tiene de esta unión una niña de cuatro años. No desean contraer nupcias. No obstante, su requirente abriga alguna preocupación acerca del futuro de esa nueva familia ensamblada.)


  1. Podrían ambos convivientes celebrar una modificación de pacto de convivencia?

  2. Deberán celebrarlo por instrumento privado o por escritura pública?

  3. Deben presentarle el certificado de registración de su unión convivencial?

  4. Cuál es la técnica escrituraria aplicable al supuesto de incorporación de documentación al protocolo?

  5. Pudo el pacto convivencial inicial haber sido modificado antes? Cómo lo puede saber ud como Notario?

  6. Pudo el pacto conviviencial inicial haber sido rescindido antes? Entonces, este acuerdo actual, es una modificación del anterior o uno totalmente nuevo?

  7. Estaría legitimada la conviviente para solicitar la declaración de incapacidad y de capacidad restringida luego de su accidente? Bajo qué circunstancias?

  8. Estaría legitimada la conviviente para prestar su consentimiento para la atención médica? Bajo qué circunstancias?

  9. Y si hubiese fallecido en el accidente, puede la conviviente decidir sobre sus exequias o disponer del cadáver?

  10. Pueden aclararse todos estos aspectos en la modificación del acuerdo convivencial o tales decisiones necesitan para ser válidas aplicarle otras figuras jurídicas?

  11. Entre tanto, en Pinamar había integrado una asociación civil con fines benéficos a los efectos de insertarse en el medio y formó parte del órgano de fiscalización. Posteriormente su conviviente, en su calidad de contadora, firmó los estados contables. Actualmente existe una impugnación.

  12. Además la conviviente desea adoptar a sus hijos, siendo que uno es mayor de edad y la otra menor. Puede?Su conviviente no es dieciséis años mayor que su hijo mayor, puede adoptarlo? Qué tipo de adopción es esta, de las tres actualmente legisladas?

  13. Qué hubiese pasado en caso de que el requirente hubiese muerto en el accidente o luego se le hubiese declarado una capacidad restringida con respecto a los temas anteriores de la adopción por integración.

  14. La conviviente es progenitora afín de la hija menor de edad del requirente en tanto todavía no ha cumplido los dieciocho años. Los convivientes pueden en la modificación del acuerdo convivencial acordar algo con respecto al cúmulo de derechos y deberes que implica el ejercicio de la responsabilidad parental.

  15. Si el requirente hubiese muerto en el accidente o hubiese padecido una gran discapacidad la conviviente podría accionar por la indemnización del daño no patrimonial? Por qué?

  16. En caso de fallecimiento del requirente, la indemnización que debe abonar el responsable, puede o debe incluir los alimentos de la conviviente?

  17. En caso de fallecimiento del requirente, la conviviente supérstite ostentará el derecho de habitación sobre la vivienda familiar que es de titularidad exclusiva de aquel. Compare la norma de los arts. 527 y 1894.

  18. En caso de fallecimiento del requirente, qué obligación tiene que cumplir la conviviente con respecto a los bienes del causante en plazo no mayor a tres meses?

  19. Todos los aspectos aquí analizados pueden ser convenidos expresamente en la modificación del acuerdo conviviencial? Y si no lo es, pueden aplicarse las normas que rigen cada uno de los institutos, por la mera justificación de la existencia de la unión convivencial? Que ventajas acarrea su declaración expresa en el pacto?

  20. La modificación del pacto convivencial, se inscribe? Dónde? Con qué efectos? Y si no se inscribe? Y si involucra bienes registrables, en qué otro registro debe inscribirse y para qué. Quién o quienes están legitimados para rogar las inscripciones?

CASO TRES.

Explique sus respuestas y fúndelas citando la norma aplicable.

UNIONES CONVIVENCIALES. CESE DE LA CONVIVENCIA. NOTIFICACIÓN FEHACIENTE POR ESCRITURA – ACTA DE NOTIFICACIÓN.

Al año siguiente el mismo requirente de los casos uno y dos se presenta a su Notaría en un estado de ánimo muy especial y le relata que se ha enamorado perdidamente de la Arquitecta que proyectó y dirigió el complejo inmobiliario en Pinamar y que comprende que ya la situación es insostenible, que no desea seguir viviendo en la clandestinidad, por lo que, luego de meditarlo profundamente, ha decidido hacer cesar unilateralmente la conviviencia con su conviviente, por lo que le solicita se lo notifique fehacientemente.

(NOTA SE TRANSCRIBEN LOS CASOS UNO Y DOS PARA CONTAR CON LOS ELEMENTOS FÁCTICOS. 1.- Un requirente habitual de su Notaría, divorciado en primeras nupcias, le solicita asesoramiento con respecto a un proyecto inmobiliario que tiene pensado desarrollar en la provincia de Buenos Aires, en un predio ubicado en Pinamar. La conversación derivó indefectiblemente a la situación personal de requirente, su núcleo familiar, el origen de sus bienes, de lo que resulta que se trata de una persona divorciada, con dos hijos de aquel matrimonio y que vive en “pareja” desde hace seis años con una mujer soltera, que tuvo un hijo, ahora de diez años, que convive con ellos y tiene de esta unión una niña de cuatro años. No desean contraer nupcias. No obstante, su requirente abriga alguna preocupación acerca del futuro de esa nueva familia ensamblada.). 2. Pasaron dos años de la celebración del acuerdo convivencial celebrado por el requirente del caso uno. Accede nuevamente a su Notaría y le comenta que el desarrollo inmobiliario está ya en su etapa final con planos de obra y de afectación a propiedad horizontal aprobados, así que se acerca la etapa del otorgamiento y autorización del reglamento y escrituración de las ventas y/o adjudicaciones a los inversores. Entre tanto, le narra que en uno de sus viajes a Pinamar sufrió un accidente automovilístico, que lo tuvo en grave estado cerca de seis meses, aun con peligro de muerte y que durante todo ese tiempo de recuperación pensó mucho en las dificultades que tuvo que afrontar su conviviente, no solo con respecto a sus cuidados, sino también en la parte económica. Además y en la misma época falleció su ex – cónyuge, por lo que sus hijos del primer matrimonio, sufrieron muchísimo con el deceso de su madre y las consecuencias de su accidente.)


  1. Puede cesar la conviviencia unilateralmente?

  2. Por qué ud. como Notario tiene competencia material para notificar tal decisión?

  3. Qué parte integran la confección de la escritura acta de notificación?

  4. El requirente, debe justificar la existencia de la unión conviviencial?

  5. Y si la unión convivencial no hubiese sido inscripta?

  6. Si le presenta la certificación de la unión convivencial, cuál es la técnica escrituraria aplicable? Hay diferencia en que se trate de una escritura pública o de un acta notarial de notificación?

  7. Debe ud. legitimar al requirente en el requerimiento?

  8. Qué normas prevalecen con respecto a la confección de las escrituras – actas, las del código de fondo o las de organización del notariado local? Cómo se armonizan en su aplicación?

  9. El requirente lo debe acompañar durante la diligencia? Ud. que le aconseja?

  10. Es necesario convocar testigos para desarrollar la diligencia?

  11. Qué conductas debe desarrollar ud. como Notario durante la diligencia (presentación, información sobre el objeto del requerimiento, derecho de la requerida de contestar o no). Plantee la técnica de redacción.

  12. Se da la misma situación en el caso de que ud. como Notario conozca o no conozca a la conviviente. Cómo procede con la individualización. Puede tan solo consignar la declaración de los datos personales o necesita indefectiblemente la exhibición del documento idóneo?

  13. Qué sucede si inicia la diligencia, accede al domicilio indicado por el requirente y nadie responde a sus llamados? Prosigue con la diligencia y deja copia del requerimiento, sin más?

  14. En el supuesto anterior, decide regresar pues considera que debe notificar a la requerida personalmente. Cómo redacta la escritura acta si realiza varias diligencias en el mismo día o varias en distintos días? Cómo vincula cartularmente a las distintas diligencias de un mismo requerimiento?

  15. Suponga que para el caso concreto, ud. como Notario conoce a la requerida y la ubica en su domicilio. Luego de imponerla de su cometido y cumplir la totalidad de los recaudos legales impuestos, no solo para las escritura púbicas, sino también las del caso especial de las escrituras – actas, ud confecciona en el lugar el texto y la invita a firmar, qué actitudes puede tomar la requerida?

  16. Cómo redacta el acta de notificación en caso de que la requerida no consienta firmar?

  17. Ud. puede ir redactando el texto de la diligencia de la escritura - acta en el lugar o regresar a la sede de su Notaría y redactarla allí. Cuál es la técnica escrituraria más aconsejable y por qué?

  18. Imagine que el requirente lo acompaña a la diligencia. Llegan a la vivienda familiar, el conviviente abre la puerta principal de acceso y llama a su conviviente. Ud. se presenta, la impone de su cometido y le aclara que tiene derecho a contestar o no contestar. Allí comienza una tremenda discusión que concluye con agresiones físicas y de palabra con intervención policial. Desarrolle el episodio desde su ejercicio funcional.

  19. Notificada fehacientemente por un conviviente al otro su decisión unilateral del cese de la convivencia, el requirente de la escritura – acta de notificación, con su primer testimonio, accede al Registro de Uniones Convivenciales a los efectos de inscribir la extinción de la convivencia. Puede hacerlo individualmente, o necesita la participación de su ex – conviviente. Qué efectos produce la inscripción? Puede llegar al mismo resultado si hubiese enviado una carta documento con igual sentido y tuviese en su poder la certificación del correo argentino acreditativa de la recepción de la notificación fehaciente por parte de su conviviente?

  20. Variante. Enterada la conviviente del cese de la convivencia y tomando conocimiento de la existencia de la escritura – acta de notificación, acciona contra el conviviente y el notario interviniente por falsedad ideológica en tanto no recibió ninguna notificación, no firmó la escritura – acta y aduce que en esa fecha estaba internada en una clínica por un cuadro de intoxicación grave. Por lo tanto considera no cesada la convivencia.

CASO CUATRO.

Explique sus respuestas y fúndelas citando la norma aplicable.

UNIONES CONVIVENCIALES. EFECTOS DEL CESE DE LA CONVIVENCIA.

Cuatro meses después y dado que ud. como Notario ha seguido todo el desarrollo de la unión convivencial de su requirente, ha logrado que los ex – convivientes se pongan de acuerdo y suscriban un nuevo acuerdo en un marco de tensa cordialidad, pero que les ha evitado todo tipo de contienda judicial. Es de considerar que la ex – conviviente es la que más ha sufrido tanto en su aspecto personal como económico.

(NOTA SE TRANSCRIBEN LOS CASOS UNO, DOS Y TRES PARA CONTAR CON LOS ELEMENTOS FÁCTICOS. 1.- Un requirente habitual de su Notaría, divorciado en primeras nupcias, le solicita asesoramiento con respecto a un proyecto inmobiliario que tiene pensado desarrollar en la provincia de Buenos Aires, en un predio ubicado en Pinamar. La conversación derivó indefectiblemente a la situación personal de requirente, su núcleo familiar, el origen de sus bienes, de lo que resulta que se trata de una persona divorciada, con dos hijos de aquel matrimonio y que vive en “pareja” desde hace seis años con una mujer soltera, que tuvo un hijo, ahora de diez años, que convive con ellos y tiene de esta unión una niña de cuatro años. No desean contraer nupcias. No obstante, su requirente abriga alguna preocupación acerca del futuro de esa nueva familia ensamblada.). 2. Pasaron dos años de la celebración del acuerdo convivencial celebrado por el requirente del caso uno. Accede nuevamente a su Notaría y le comenta que el desarrollo inmobiliario está ya en su etapa final con planos de obra y de afectación a propiedad horizontal aprobados, así que se acerca la etapa del otorgamiento y autorización del reglamento y escrituración de las ventas y/o adjudicaciones a los inversores. Entre tanto, le narra que en uno de sus viajes a Pinamar sufrió un accidente automovilístico, que lo tuvo en grave estado cerca de seis meses, aun con peligro de muerte y que durante todo ese tiempo de recuperación pensó mucho en las dificultades que tuvo que afrontar su conviviente, no solo con respecto a sus cuidados, sino también en la parte económica. Además y en la misma época falleció su ex – cónyuge, por lo que sus hijos del primer matrimonio, sufrieron muchísimo con el deceso de su madre y las consecuencias de su accidente. Y 3. Al año siguiente el mismo requirente de los casos uno y dos se presenta a su Notaría en un estado de ánimo muy especial y le relata que se ha enamorado perdidamente de la Arquitecta que proyectó y dirigió el complejo inmobiliario en Pinamar y que comprende que ya la situación es insostenible, que no desea seguir viviendo en la clandestinidad, por lo que, luego de meditarlo profundamente, ha decidido hacer cesar unilateralmente la conviviencia con su conviviente, por lo que le solicita se lo notifique fehacientemente.)


  1. Están legitimados los ex – convivientes para suscribir un acuerdo de esta naturaleza al tiempo del cese de la convivencia?

  2. El requirente contrajo nupcias con la Arquitecta, existen más de una causal con respecto al cese de la convivencia anterior? Esto modifica los efectos del cese?

  3. El convenio debe realizarse por escritura pública? Por qué?

  4. El requirente le reconoce a su ex – conviviente los fondos que ha invertido en el complejo inmobiliario de Pinamar y por ello se obliga a transferirle una unidad funcional, qué figura jurídica le aplica?

  5. El requirente cumple con su obligación asumida en el pacto convivencial que en caso de ruptura, la conviviente permanecería en la vivienda familiar, por cuánto tiempo?

  6. La conviviente ha iniciado juicio por compensación económica, por tanto transan el monto extrajudicialmente. Asesore un medio de pago que sanee la depreciación monetaria (depósito en cuenta bancaria en dólares, etc) Cómo lo instrumenta?

  7. La conviviente resultó deudora del requirente por una suma que utilizó el tiempo después del cese de la convivencia, por la que éste último acuerda el pago con beneficio de competencia (determine el texto de la cláusula). Podría compensarla? Cómo? De qué forma?

  8. La hija del requirente que fue adoptada por su ex - conviviente por adopción por integración, ha decidido quedarse a vivir con su adoptante. Puede ser ello posible? Implica algún efecto con respecto a la responsabilidad parental en caso de ser menor de edad?

  9. Y si la hija hubiese alcanzado la mayor edad, que pasa con los alimentos hasta las veintiún años? Quién está legitimada para accionar en caso de alimentos si el progenitor no se los paga?

  10. Todavía existen deudas pendientes de pago de obligaciones que contrajeron con la participación de ambos y uno con el asentimiento del otro, las cuales son de carácter solidario. Qué tratamiento se les puede dar? Este acuerdo entre partes, es oponible a los terceros acreedores?

  11. El inmueble donde se desarrolló la convivencia, fue inejecutable en tanto su convivencia estaba inscripta. Qué sucede ahora, al tiempo del cese de la convivencia y la cancelación de la inscripción de aquella convivencia? Pueden los acreedores ejecutar el bien?

  12. Con respecto a las cosas muebles existentes en la vivienda familiar, la conviviente había iniciado un juicio de nulidad por el traslado y la venta que efectuara de los mismos. Cómo pueden resolver ese pleito en el presente convenio

  13. El requirente ha asumido ciertas obligaciones dinerarias a favor de su ex conviviente lo que deberá garantizar. Podría hacerlo por medio de la contratación de un fideicomiso de garantía.

  14. Supongamos que el inmueble de la vivienda familiar, en vez de ser un bien de titularidad del requirente, sea un inmueble alquilado, con plazo de locación vigente ya que lo fue a veinte años, puede la ex – conviviente continuar con la locación?

  15. En el supuesto anterior quién queda a cargo de las obligaciones de la locación? Pueden convenir ambos que las obligaciones continúen asumidas por el requirente? Esto es oponible al locador, en caso de que el locatario originario no viva en el inmueble?

  16. Si el inmueble de la vivienda familiar estuviese afectado a vivienda y el titular dominial, su requirente deseara desafectarlo, habiendo sido beneficiaria la ex – conviviente y hoy estando casado en segundas nupcias con quien ni es beneficiaria del régimen, ni vive en el bien, debe requerir el asentimiento de la ex- conviviente de una unión convivencial no inscripta?

  17. Si fuera necesario el asentimiento y no pudiera lograrlo, qué solución existe para el caso?

  18. En la sucesión testamentaria del abuelo materno de los dos hijos de la conviviente han resultado legatarios de un inmueble destinado a local de negocio. La progenitora de vínculo único del primero y de vínculo doble de la segunda (en caso de que ambos sean menores de edad) lo ha alquilado. Para la celebración del contrato de locación debe intervenir el requirente? Por qué? Y los legatarios? Cuándo?

  19. Si con respecto a un determinado inmueble los convivientes hubiese pactado que aunque la titularidad de dominio responde a uno solo de ellos, pero que durante la convivencia todo acto dispositivo, debería ser conjunto y por medio de este acuerdo por cese de la convivencia se hubiese establecido la libre disposición, como se publicita tan decisión?

  20. La presente escritura pública se inscribe? En caso afirmativo en qué registros? Quién puede rogar la registración?

CRISTINA N. ARMELLA

[1] El presente trabajo ha sido confeccionado por la autora para su publicación en el LXXI Seminario de la Academia Nacional del Notariado (9 y 10 de junio de 2016) y como material para las ofertas académicas de la Universidad Notarial Argentina. Está prohibida su reproducción total o parcial sin invocar la fuente.

0 vistas