script src="https://my.hellobar.com/550c6ad70a192aa4b2ce4bd1b7b07e8f4ea2712f.js" type="text/javascript" charset="utf-8" async="async"> Uso y goce de los bienes hereditarios durante el estado de indivisión en el Código Civil y Comercial

Uso y goce de los bienes hereditarios durante el estado de indivisión en el Código Civil y Comercial

El coheredero, si bien puede usar y gozar los bienes hereditarios, encuentra como límite el derecho de uso de los demás integrantes de la comunidad. El hecho de que uno de los coherederos necesite vivir —o continuar viviendo como lo hacía durante la vida de la persona— en algún inmueble de propiedad de la sucesión resulta muy habitual. ¿Qué ocurre en caso de desacuerdo (v. gr., porque varios herederos pretenden usar los mismos o uno prefiere dar el bien en locación para obtener una renta en vez de que sean usados) Si bien el Código de Vélez no se expedía al respecto, una profusa jurisprudencia solucionaba los problemas que se presentaban en la vida cotidiana2 . Esta situación hoy se encuentra regulada en el nuevo Código. El artículo 2328 del Cód. Civ. y Com. determina que “[e]l heredero puede usar y disfrutar de la cosa indivisa conforme a su destino, en la medida compatible con el derecho de los otros copartícipes. Si no hay acuerdo entre los interesados, el ejercicio de este derecho debe ser regulado, de manera provisional, por el juez. El copartícipe que usa privativamente de la cosa indivisa está obligado, excepto pacto en contrario, a satisfacer una indemnización, desde que le es requerida”. La norma da cuenta del principio general ya referido, en cuanto al límite que encuentra el coheredero cuando desea usar o gozar de la cosa que pertenece al acervo hereditario. El artículo plantea una regla: el heredero puede usar y gozar de la cosa indivisa conforme a su destino y de manera gratuita mientras exista una actitud pasiva del resto de los comuneros. Dicho uso y disfrute debe ser compatible con el del resto de los coherederos. Esto significa que el límite se encuentra cuando otro heredero también desea ejercer su derecho sobre la misma cosa. En principio, deberán entenderse entre ellos sobre cómo van a servirse de los bienes hereditarios. En caso de que no puedan ponerse 1 Doctora en Derecho, Directora de la Especialización en Derecho Sucesorio de la Facultad de Derecho de la UNR, Profesora Titular de la Facultad de Derecho de la UNR. 2 Así se sostuvo: “Corresponde confirmar la sentencia de primera instancia que hace lugar a la demanda de cobro de valor locativo interpuesta por la actora contra el coheredero demandado por el uso y goce exclusivo del bien inmueble hereditario, en la proporción de su alícuota, toda vez que el coheredero que ocupa un inmueble de la sucesión durante el período de la indivisión lo hace a título de dueño y no de locatario y como tal derecho pertenece igualmente a sus coherederos, por aplicación de las reglas del condominio, corresponde fijar un valor a esa ocupación, pero sólo desde la fecha de la reclamación, pues por el período anterior se presume que hubo asentimiento tácito a la ocupación gratuita. Es decir, si bien se reconoce el derecho de exigir una compensación por la utilización exclusiva del bien, unánimemente se establece que la misma sólo es procedente desde el momento en que se formula el reclamo. Y respecto a las pautas que deben seguirse para determinar el valor locativo, se deberá tomar en cuenta la renta que podría haberse obtenido si todos los comuneros hubieran locado la cosa a favor de un tercero. El juez tiene amplia libertad para ponderar el dictamen que hubieran elaborado los peritos sobre el valor locativo del inmueble, evaluando, asimismo, las vicisitudes del mercado y el tiempo transcurrido, entre otras circunstancias. Aplicando por analogía las reglas que rigen en materia de condominio, no obstante las diferencias que existen entre este derecho real y la comunidad hereditaria, existe consenso en el sentido que si un coheredero usa y goza de la cosa común excluyendo a los demás coherederos, asiste a estos últimos el derecho a obtener una compensación, equivalente al valor locativo de aquélla y en la proporción que les corresponde sobre la masa hereditaria. Ahora bien, admitido el derecho al cobro, su ejercicio únicamente tiene proyección hacia el futuro, ya que la pasividad de los condóminos con respecto a la ocupación gratuita por parte de uno de ellos, importa una suerte de consentimiento tácito con dicha ocupación. El condómino que ocupa la cosa común ejerce sobre ella un derecho que le es propio y, mientras no conozca la voluntad de los demás comuneros de ejercer el igual derecho que éstos tienen, nada les debe. Así, la petición de aquéllos que produzca los efectos requeridos debe ser recepticia y, hasta tanto no sea fehacientemente conocida por su destinatario, no puede dar lugar al nacimiento de ningún derecho para quien la realiza” (CNACIVIL, SALA G, “B., M. M. R. c. B., J. A. s. Fijación y cobro de valor locativo”, 25/08/2015, en Rubinzal Online, RC J 6697/15). En igual sentido se resolvió que “[e]n el supuesto del uso exclusivo por parte de un heredero de un inmueble del acervo hereditario y a los fines de determinar el valor locativo debido por el coheredero, deben seguirse las pautas para determinar la aptitud locativa de haber podido disponer del inmueble los restantes herederos, y en tal tarea el juez tiene amplia libertad para ponderar los elementos aportados a la causa y fijar aquel valor” (CACCFORMOSA, “Campuzano, César s. Sucesorio ab intestato - Incidente de pago de canon locativo”, 24/02/2012, en Rubinzal Online, RC J 6179/12). de acuerdo al respecto, el ejercicio del derecho deberá ser regulado por el juez. La norma agrega el adjetivo “provisionalmente”, que alude a la característica de transitoriedad de la comunidad hereditaria. Además, existe la posibilidad de que, si algún heredero usa un bien hereditario de manera exclusiva, el resto de los coherederos pueda exigirle una compensación económica por dicho uso, que el Código ha denominado “indemnización” y está en proporción a la cuota parte que tiene en la herencia quien la reclama. La indemnización sólo se debe desde que el heredero es intimado a este efecto, y hacia el futuro. Sólo debe pagarle a quien se la requirió. Lo explicaremos a través de un ejemplo. Una persona fallece y deja tres herederos: A, B y C. El heredero A está usando un bien hereditario desde antes de la muerte del autor de la sucesión. Seis meses más tarde, el heredero B lo intima al pago de una indemnización por uso. El heredero A sólo debe pagar por un tercio, que representa la proporción del que lo peticionó. De los dos tercios restantes, le corresponde un tercio a C, que no lo intimó, y el resto al heredero A, que es quien está usando el bien. En cuanto a lo debido a B, sólo tiene derecho a la compensación por el uso posterior a la intimación (en nuestro ejemplo, seis meses después de la muerte). Esta compensación puede reclamarse sobre cualquier tipo de bien. La norma nada dice en cuanto a cómo debe efectivizarse la notificación, por lo que puede realizarse de manera extrajudicial (aunque fehaciente) o judicial (en el marco del expediente sucesorio). Dicha intimación debe incorporar el valor pretendido por la indemnización reclamada, que debe ser adecuado, en función del valor de uso del bien y la porción hereditaria del reclamante. Por ejemplo, si se trata de un inmueble, puede tomarse como referencia su valor locativo. Es conveniente que el valor se encuentre respaldado por una tasación. Si los coherederos acuerdan, deberá iniciarse un incidente de determinación de contraprestación por uso ante el juez del sucesorio. Allí, además de requerirse la indemnización, podrá peticionarse que se determine lugar de pago, días de vencimiento, mecanismos renegociadores del monto a abonar, y pago de los impuestos y servicios, entre otros aspectos3 . El reclamo puede iniciarse antes que la declaratoria de herederos, y resultará competente el juez del último domicilio del causante. En cuanto al pago de los impuestos o gastos del inmueble, nos encontramos con dos líneas de argumentación: a) para algunos, están a cargo de quien usa los bienes hereditarios, sobre todo en el supuesto en que sea gratuito; b) para otros, debe asumirlos la sucesión, dado que se trata de cargas de la herencia. Participamos de la primera postura: razones de estricta justicia justifican que deba pagar quien usa el bien. En caso de que el coheredero intimado no abone la suma requerida, cabe la posibilidad de utilizar la figura de la colación de deudas, establecida en el artículo 2399 del Cód. Civ. y Com. (“La colación de deudas se aplica también a las sumas de las cuales un coheredero se hace deudor hacia los otros en ocasión de la indivisión, cuando el crédito es relativo a los bienes indivisos, excepto que los segundos perciban el pago antes de la partición”). Remitimos al capítulo pertinente a los efectos de la profundización de esta figura. Descartamos la posibilidad de que el ocupante pueda ser desalojado, porque también es propietario. Por tanto, la única vía que vemos factible para que desocupe el bien es la partición. 3 Rolleri propone lo siguiente: “[…] la sentencia que declara la fijación de un canon deberá retrotraer sus efectos, en principio, al momento de la notificación de la demanda, con los intereses correspondientes si éstos fueron reclamados en la pretensión. Todo ello, siempre y cuando no existiere con anterioridad un primer reclamo extrajudicial por medio fehaciente, pues en este último supuesto, dicha indemnización deberá devengarse a partir de esa notificación” (Gabriel G. ROLLERI en Rivera – Medina, Código Civil y Comercial comentado, La Ley, 2015, T. VI, comentario al artículo 2328, II, § 1 (Proview)).

Diario Familia y Sucesiones Nro 75 – 24.06.2016

https://dpicuantico.com/sitio/wp-content/uploads/2016/06/doctrina-familia-nro75.pdf

1 vista